«Autodefensas Gaitanistas de Colombia» amenazan a líder de ASCAMCAT en Hacarí

El Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice), capítulo Norte de Santander,  denuncia que el pasado 7 de abril de 2016 a las 11:20 de la mañana Orangel Galvis, destacado líder de la Asociación Campesina del Catatumbo (ASCAMCAT) en el municipio de Hacarí, recibió una llamada amenazante por parte de un hombre, quien se identificó como comandante del grupo paramilitar autodenominado ‘Autodefensas Gaitanistas de Colombia’, en la que lo amenazaban de muerte a él y a su familia.

Orangel Galvis es miembro del equipo de apoyo de campo de la parte media de (ASCAMCAT), organización que hace parte del Movice Norte de Santander, fundador del Movimiento Juvenil del Catatumbo (MOJUCAT) y reconocido defensor de derechos humanos en la región.

Durante la llamada amenazante el agresor, que se identificó como comandante «Víctor», después de citar su número de cédula completo y poner en su conocimiento que sabía dónde se encontraba en el momento,  afirmó que llevan mucho tiempo luchando contra los demás grupos subversivos al margen de la ley, señalando gravemente al compañero de pertenecer a esas estructuras. 
El criminal afirmó que  lo llamaba para que la información no le llegara a través de terceras personas y que a partir de ese momento es declarado objetivo militar por parte de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, nombre que enmascara al grupo narco paramilitar y mafioso conocido como «Los Urabeños» que tienen fuerte presencia en toda la frontera, dominando el lucrativo negocio del contrabando de alimentos y combustibles desde la República Bolivariana de Venezuela y el narcotráfico, en connivencia con la fuerza pública.

Por último y antes de colgar con un «cambio y fuera», el comandante Víctor le advierte a Orangel Galvis que esté atento «no vaya a ser que tenga que pegarle una matada a su señora y a sus hijos»

El compañero Orangel Galvis, ante estas graves amenazas, se ha visto obligado a desplazarse forzadamente de su lugar de residencia junto con su familia, por la única razón de defender el territorio y promover la organización social en defensa de la Zona de Reserva Campesina.

Estas amenazas se producen después de varios empadronamientos ilegales a los que ha sido sometido y varios incidentes de seguridad cometidos por parte del Ejército Nacional, en la base que se encuentra en la vía que conduce desde el casco urbano del municipio de Hacarí hasta su vereda. Esta situación, que se viene produciendo desde hace meses, ya fue denunciada en repetidas ocasiones por nuestra organización sin que haya ningún tipo de investigación contra los abusos de autoridad y extralimitación en las funciones del Ejército Nacional que son habituales en nuestra región.

Es evidente la persecución que el ejército Nacional viene ejerciendo contra nuestra organización y contra el compañero Orangel Galvis en el municipio de Hacarí. De la misma manera es preocupante que algunas estructuras del Ejército en pleno proceso de paz, con conocimiento de sus superiores o por omisión de éstos, estuvieran colaborando con grupos al margen de la ley o formasen parte de esos grupos de manera directa, como ya sucedió en el pasado.

ASCAMCAT exige al Estado colombiano que brinde totales garantías de seguridad para los defensores de Derechos Humanos en la región del Catatumbo en especial al compañero Orangel Galvis y se abstenga de utilizar a la fuerza pública para hostigar y desestabilizar los movimientos sociales que promueven la paz con justicia social.

Exigimos 

•    Que las autoridades competentes investiguen, individualicen y judicialicen a los responsables de estos hechos.
•    Que el Estado brinde medidas de protección políticas y materiales idóneas para la vida e integridad y de defensores y defensoras de los derechos humanos en el departamento del Valle del Cauca y en todo el territorio nacional.  
•    Que el Estado colombiano reconozca la continuidad del paramilitarismo y enfrentarlas de manera decidida con mecanismos que conduzcan hacia el real desmonte de estas estructuras criminales. 

Norte de Santander