“No hay paz para las personas defensoras de derechos humanos”: Organización Mundial Contra la Tortura

La reciente misión internacional de investigación realizada por el Observatorio para la Protección de los Derechos Humanos de la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT) y la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) en Colombia ha dejado serias observaciones sobre la situación de seguridad que atraviesan las personas defensoras de derechos humanos en el país.

 

Los investigadores encontraron inicialmente cuatro grandes causas estructurales que explican los fenómenos de violencia contra defensores de derechos humanos, que ayudarían a explicar el asesinato de entre 59 y 134 defensores, según la fuente que se elija, en 2016.

 

La misión que visitó varios puntos del país en Bogotá, Norte de Santander, Antioquia y Valle del Cauca, estuvo en territorio nacional entre el 11 y 19 de julio de este año. Se espera, según ha informado el Observatorio, que los resultados a profundidad de esta visita sean publicados en los próximos meses.

 

Las impresiones iniciales

 

“La tasa de homicidios más baja en Colombia en 40 años en el contexto del proceso de paz contrasta con un clima de constantes amenazas y un fuerte aumento en las cifras de asesinatos de personas defensoras de derechos humanos”, puede leerse en el comunicado difundido por el Observatorio en días pasados.

 

La presencia de grupos paramilitares se halla como la principal causa: existe una colusión entre funcionarios estatales y particulares en el contexto de estos crímenes. “No puede combatirse lo que no existe”, expresó Miguel Martín Zumalacárregui, Director de la oficina en Bruselas de la OMCT, “Por ello, el gobierno debería reconocer públicamente la permanencia de estructuras paramilitares en Colombia”.

 

La estigmatización de la labor de los defensores y defensoras, se presenta como la segunda gran causa de los asesinatos en contra de estas personas. Esto se suma a la criminalización de la protesta social por parte de las autoridades públicas.

 

“Nos preocupa particularmente la poca prioridad que reciben los casos de amenazas por parte de la fiscalía”, expresó la misión de la OMCT al referirse a los altos niveles de impunidad que persisten en los casos de asesinatos y agresiones contra los defensores de DD.HH.

 

Como cuarto punto importante el Observatorio también hizo hincapié en la debilidad institucional para enfrentar estos casos y prevenirlos. “la insuficiencia de medidas que hagan frente a las causas estructurales que les ponen e riesgo, la falta de implementación a nivel local de directrices y planes nacionales y escasas garantías para ejercer su trabajo de defensa de derecho humanos”, fueron algunas de las explicaciones que dieron los integrantes de la misión de la OMCT y que se espera sean ampliados posteriormente.

 

El observatorio y el equipo de trabajo

 

El observatorio para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos fue creado en 1997 por la OMCT y la FIDH con el fin de prevenir o remediar situaciones concretas de violencia en contra de defensores y defensoras de derechos humanos en distintas partes del mundo.

 

El equipo de trabajo que dirigió la visita a Colombia estuvo conformado por Miguel Martín Zumalacárregui, Director de la oficina en Bruselas de la OMCT y delegado de la misión del Observatorio en Colombia; Vincent Vallies, experto internacional en derechos humanos; Jahel Quiroga Carrilo, colombiana, directora de la Corporación Reiniciar; y Ana María Rodríguez Valencia, colombiana, coordinadora de incidencia internacional en la Comisión Colombiana de Juristas (CCJ).