Barrancabermeja conmemora los 18 años de la masacre del 28 de febrero de 1999

El 28 de febrero de 1999 un grupo de paramilitares de las Autodefensas de Santander y el Sur del Cesar asesinaron a nueve personas y desaparecieron a otras dos en varios barrios de Barrancabermeja, Santander.

 

Fue así como empezó una lucha incansable de sus familiares por lograr encontrarlos y hacer justicia. Como cada año en los último 18, el capítulo de Magdalena Medio del Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado volvió a salir a las calles de Barrancabermeja el pasado 28 de febrero para conmemorar y honrar la memoria de las 11 víctimas de ese atroz crimen. Con fotografías y flores, los familiares e integrantes del capítulo se concentraron en el parque Camilo Torres, donde se llevó a cabo el acto de memoria.

 

Estas fueron sus palabras:

 

De nuevo hoy nos volvemos a encontrar, como ha sido ya costumbre durante estos 18 años. Dieciocho años de impunidad, sin verdad y lo que es más preocupante, una total negación de justicia.

 

Familiares, vecinos, amigos y comunidad en general: hoy nos enteramos de que otro eslabón en la cadena de asesinos ha sido llamado a juicio por los hechos del 28 de febrero de 1999.

 

El pasado 17 de febrero, la Fiscalía 29 especializada de Derechos Humanos llamó a juicio a José Eduardo González Sánchez, en su calidad de subjefe de seguridad de Ecopetrol durante la época como autor intelectual y promotor de la masacre del 28 de febrero de 1999 en Barrancabermeja. González Sánchez será juzgado por los delitos de homicidio múltiple, tentativa de homicidio agravado y desaparición forzada agravada.

 

“La memoria no tiene fecha de vencimiento”. Por eso son estos actos de memoria que los familiares hacemos, no importa cuánto tiempo haya pasado, siempre será necesario contar las historias, siempre seremos las voces que por equis o ye motivo, han estado silenciadas; pretendemos seguir ahuyentando con nuestras voces la impunidad y la falta de justicia con nuestros familiares vilmente asesinados.

 

Algo que ha sido una constante en los crímenes de lesa humanidad, como es el caso que nos ocupa; es la falta de celeridad en los procesos investigativos y de judicialización de los miembros de la Fuerza Pública que son vinculados a las investigaciones por dichos hechos. Eso nos preocupa y mucho.

 

Otro elemento de preocupación es la falta de confianza y credibilidad en las instituciones que supuestamente están para protegernos y apoyarnos y, o sorpresa, cuando nos enteramos que esos mismos entes se han confabulado para victimizarnos. Ejemplo: en el día de ayer estando buscando los recursos para la realización de este evento en una de las instituciones de la administración municipal, nos sentimos que fuimos de nuevo revictimizados por un funcionario de dicha entidad, cuando nos dice que no había presupuesto para ello, es incomprensible que esto ocurra cuando la Ley 1408/2005, contempla que desde las administraciones locales se estipule un rubro para dichos actos.

 

Se dice que “una sola muerte es una tragedia, un millón de muertes es estadística”. Parece ser que gran parte de la sociedad colombiana estuviera de acuerdo con esa frase, pues no de otra manera comprendería uno el comportamiento de dicha sociedad cuando por cosas o hechos meno relevantes, se movilizan y protestan; pero ante los horribles crímenes como los que han enlutado al país no se pronuncia. ¿Será que nos acostumbramos a convivir con ello?

 

Barrancabermeja, gracias por estar hoy aquí y seguir acompañándonos en esta lucha y reivindicación por la dignidad de nuestros familiares.

 

 

¡SI LOS OLVIDAMOS, MUEREN!!!

 

 

Barrancabermeja