Barrancabermeja sigue alzando la voz tras 19 años de la masacre del 16 de mayo de 1998

 

El pasado martes 16 de mayo Barrancabermeja conmemoró los 19 años de uno de los episodios más dolorosos de su historia, la masacre ocurrida un mismo día de 1998 a manos de las Autodefensas de Santander y Sur del Cesar (AUSAC). Familiares, amigos y compañeros de las víctimas de aquel crimen organizaron un acto de memoria en la Plazoleta Telecom, en honor a las siete personas asesinadas y a las veinticinco desaparecidas de las que, todavía hoy, no se tiene ningún tipo de registro.

 

La jornada, que inició a las 9 de la mañana, consistió en la instalación de una galería de la memoria con las fotografías de las víctimas y una homilía a cargo de Monseñor Camilo Castrellón. A su vez, la mesa de participación municipal hizo entrega de una estatuilla como reconocimiento a las víctimas.

 

“Esta jornada es un hecho de conmemoración, es un día muy difícil por los sentimientos encontrados, por un duelo combinado”, comentó Rocío Campos, secretaria técnica del capítulo Magdalena Medio del Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice) y cuyo hermano Daniel Campos es una de las personas desaparecidas. “Se conmemora, se recuerda, se dignifica, se visibiliza y, lo más importante, es un espacio donde uno encuentra el acompañamiento de todas las personas que aún siguen atentas ante cualquier eventualidad que tenga que ver con el caso”.

 

En el evento participaron tanto organizaciones sociales, de víctimas y de derechos humanos, como instituciones estatales, entre los que se contaban la Mesa Municipal de Víctimas, el Movimiento de Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice) - Capítulo Magdalena Medio, la Alcaldía de Barrancabermeja, la Personería, la Defensoría, el Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio, la Cruz Roja Internacional (CICR), el Colectivo 16 de Mayo y la Asociación de Familiares de Detenidos-Desaparecidos (Asfaddes).

 

Pero el 16 de mayo no solo se celebró el acto de memoria por el aniversario de la masacre, sino que también se conmemoró el Día Municipal de las Víctimas en Barrancabermeja, que se institucionalizó por la acción de varias organizaciones defensoras de derechos humanos desde del año 2009.

 

Por esta razón, desde el pasado 8 de mayo se empezaron varias actividades, entre ellas jornadas pedagógicas en instituciones de educación superior, públicas y privadas, como la Universidad Industrial de Santander (UIS) y el Instituto Universitario de la Paz (IUP); además de en colegios como el Megacolegio de la Comuna 3.

 

“La pedagogía consiste en que familiares de las víctimas de la masacre del 16 de mayo vamos a hacer las jornadas con los estudiantes haciendo sensibilización para la no repetición [de estos hechos]”, explicó Rocío. Según contó, los temas que se tratan en estas jornadas pedagógicas son: “la no repetición, la visibilización de los crímenes de Estado, la impunidad en la que están los casos, la dignificación de las víctimas y la recuperación de la memoria”. Estas acciones se han vuelto, así, una apuesta de organizaciones sociales para evitar que en el futuro puedan ocurrir crímenes como los de aquel 16 de mayo de 1998.

 

 

Lea el comunicado completo de la jornada

Barrancabermeja