[DENUNCIA PÚBLICA]: Seguimiento y persecución a Érika Gómez y Danilo Rueda, defensores de DDHH e integrantes del Movice

El Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice) denuncia ante la comunidad nacional e internacional el seguimiento y la persecución de la que fueron víctimas los defensores de derechos humanos Érika Gómez y Danilo Rueda, ambos integrantes de organizaciones pertenecientes al movimiento.

 

Los hechos ocurrieron el pasado miércoles 1 de febrero alrededor de las 4:45 pm, cuando la abogada Erika Gómez, actual secretaria ejecutiva del Comité Permanente para la Defensa de los Derechos Humanos (CPDH), y el defensor de derechos humanos Danilo Rueda, integrante de la Comisión de Justicia y Paz, se encontraban en un establecimiento público preparando una reunión que tendría lugar minutos después con una víctima.

 

Durante ese tiempo, aseguran que se percataron de la presencia de una mujer que, además de observarlos sospechosamente, pretendió escuchar la conversación y tomó notas de lo que decían. Cuando los defensores decidieron suspender la conversación y trasladarse al lugar de encuentro con la víctima, la mujer se paró de manera inmediata y los siguió hasta la puerta principal. Al observar la presencia del esquema de escoltas de la Unidad Nacional de Protección (UNP), la mujer cesó el seguimiento que realizó durante unos metros.

 

Al terminar la reunión con la víctima, en la carrera 5 con calle 70 a eso de las 6:30 p.m., cuando la defensora Erika Gómez quedó sola, un hombre empezó a seguirla hasta el centro comercial Av. Chile, en la calle 72 con carrera 9. En ese trayecto, la defensora de derechos humanos, quien se dio cuenta de todo, intentó evadir al hombre caminando entre vehículos y cruzando las vías con el semáforo en rojo.

 

Al ingresar al Centro Comercial y al sentirse descubierto, el sujeto se acercó mucho más a Érika con una actitud intimidante, lo que la obligó activar una alerta con su organización y con la Comisión de Justicia y Paz.

 

Minutos después, llegaron los escoltas de la UNP que prestan sus servicios al defensor Danilo Rueda, y la sacaron del lugar.

 

Lamentablemente, los hechos descritos con antelación han sido situaciones constantes y reiteradas que han tenido que soportar y vivir los defensores y defensoras de derechos humanos en varias regiones del país. Sólo en el año inmediatamente anterior fueron asesinados más de cien personas en todo el país.

 

El incidente es de alta importancia, dado que es fruto de la labor que los defensores desarrollan en apoyo a las víctimas para el esclarecimiento judicial y extrajudicial de casos vinculados con la criminalidad estatal.

 

De manera particular, ha quedado en evidencia la vulnerabilidad en la que se encuentra la defensora de derechos humanos Erika Gómez, por carecer de medios idóneos para la protección de su labor.

 

Por todo ello, exigimos a las instituciones del Estado una investigación exhaustiva de los hechos y que se garanticen los derechos de ambos defensores en el desempeño de su labor por la paz de Colombia.

 

 

Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos

Comisión Intereclesial de Justicia y Paz

Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado