El derecho a la verdad de las víctimas de crímenes de Estado en la Comisión de la Verdad (Audiencia Pública)

El proyecto Nunca Más, el reconocimiento de los crímenes de Estado y un gran diálogo nacional por la verdad más allá del mandato de la Comisión de la Verdad, fueron ejes principales en la ponencia del Movice llevada a cabo en el auditorio Luis Carlos Galán del Congreso. Carolina López, vocera y secretaria técnica del capítulo Caldas, expuso las propuestas de las víctimas de crímenes de Estado ante algunos congresistas y comisionados.

 

Convocada por la representante a la Cámara, Ángela María Robledo, el representante Alirio Uribe y el senador Iván Cepeda, la audiencia pública se desarrolló en dos paneles: El primero en relación a la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas (UBPD) y el segundo se focalizó en la Comisión de la Verdad (CEV). Ambos espacios contaron con la participación de personas víctimas, integrantes de los mecanismos creados por los Acuerdos de Paz y organizaciones sociales.

 

Ante Francisco de Roux, presidente de la CEV, Saúl Alonso Franco y Carlos Guillermo Ospina, también comisionados, la vocera del Movice se refirió a temas que son clave para las víctimas de crímenes de Estado. La participación de las víctimas en la explicación de los hechos victimizantes y desde los territorios, así como el reconocimiento de responsabilidades colectivas del Estado y las recomendaciones para las transformaciones de las instituciones estatales, que garanticen la no repetición, fueron algunos de los aspectos expuestos en este espacio.

 

 

Verdad y memoria

Teniendo en cuenta el valioso acumulado en el Proyecto Colombia Nunca Más Crímenes de Lesa Humanidad, se propuso generar una articulación con la CEV. “En este proyecto las narrativas humanitarias se han constituido en estrategias de resistencia -testimonial, política y organizativa - a la manera como se ha pretendido administrar el pasado en Colombia”, afirmó Carolina López, para explicar que la verdad y la memoria son ejes de lucha del Movice. En la base de datos del proyecto, se tiene un total de 28.019 registros o hechos victimizantes reportados en 30 de los 32 departamentos colombianos.

 

Asimismo, se propuso un diálogo nacional de la memoria, donde la CEV puede ser la instancia que habilite las condiciones para que éste continúe luego de su mandato. Serán tres años de trabajo de la comisión, después de los cuales será necesario “continuar en la generación de oportunidades de encuentro, diálogo, y deliberación pública de la verdad de los hechos ocurridos en el pasado, el presente y la urgencia vital de que esto no se repita en el futuro de la nación”, como se lee en la ponencia.

 

Participación de las víctimas

Es clave para las víctimas de crímenes de Estado ser vistas como sujetos de transformación, por lo que “necesariamente trascienden el testimonio de la experiencia pasada y se ubican en el presente movilizando capacidades individuales y colectivas reflexivas, problematizadoras, críticas y emancipatorias”, explicó la vocera del Movice. Desde su experiencia de vida, es indispensable que las víctimas contribuyan a explicar la victimización.

 

La generación de espacios para la articulación regional es otro punto trascendental. El trabajo debe pensarse colectivamente, “en perspectiva de la mayor participación posible, y de la instalación de procesos de trabajo colectivo entre la comunidad y las organizaciones y movimientos sociales y de víctimas en los territorios”, se lee en la ponencia escrita.

 

Responsabilidad colectiva del Estado

En relación al mandato, durante la intervención en la audiencia pública, se expuso la importancia de esclarecer la verdad y promover el reconocimiento de algunos asuntos, como los siguientes:

 

  • Prácticas y hechos que constituyen graves violaciones a los derechos humanos e infracciones al Derecho Internacional humanitario. En particular, aquellas que reflejan patrones o tienen un carácter masivo.
  • El impacto de la violencia sociopolítica sobre el ejercicio de la política y el funcionamiento de la democracia. Esto debe incluir prácticas de genocidio sobre partidos y movimientos políticos y sociales, en particular los de oposición.
  • Responsabilidades colectivas del Estado (incluyendo el Gobierno y los demás poderes públicos), de los paramilitares, así como de cualquier otro grupo, organización o institución, nacional o internacional.
  • Contribuir a la lucha contra la negación  y movilizar públicamente el reconocimiento de los hechos por parte de los agentes del Estado colombiano.
  • El acceso a la información, no podrá afectar la búsqueda de la verdad completa, no podrá ocultar violaciones a los Derechos Humanos e infracciones al Derecho Internacional Humanitario

 

Además, se propuso a la CEV que contemple integrar en las recomendaciones, un diseño de transformaciones reales a las instituciones del Estado. Principalmente, a las fuerzas de seguridad, iniciativa que desde el Movice se ha impulsado como la Fuerza Pública para la Paz. Esto es clave para generar garantías de no repetición de los hechos.

 

Finalmente, los actos de reconocimiento de responsabilidad de los perpetradores “deben implicar la realización de trabajos pedagógicos, sociales, además de obras u actividades con contenido reparador acordados con las víctimas.  Las víctimas debemos participar de manera activa en la definición del tipo de sanción, obra o trabajo con contenido reparador que realizará el victimario, esto tanto en la CEV como en la JEP, porque son momentos de un mismo proceso de justicia transicional”, concluyó Carolina López.

 

Ponencia completa en PDF