Fiscalía será investigada por negligencia en el caso de Nicolás Neira

El Consejo Superior de la Judicatura ordenó que el caso lo lleve la justicia ordinaria, y compulsó copias para ordenar investigación por la tardanza y negligencia en el caso de Nicolás Neira, asesinado por el ESMAD cuando tenía 15 años. Los últimos dos fiscales que conocieron el caso, Juan Carlos Molina y Luis Ernesto Orduz, serían algunos de los investigados, situación por la que incluso tendría que responder el fiscal general de la nación, Néstor Humberto Martínez.

 

Llama profundamente la atención, el hecho de que pese a que la decisión de 8 del octubre de 2007 se instó a la Fiscalía General de la Nación a imprimir celeridad al trámite de la actuación penal, proceda a radicar solicitud de audiencia preliminar para la formulación de imputación y solicitud de imputación de medida de aseguramiento, el 9 de junio de 2017, es decir casi 10 años después”, se lee en la decisión del Consejo Superior de la Judicatura.

 

En el fallo, es notorio el asombro por la lenta acción del ente investigador, que termina dificultando el esclarecimiento de los hechos y contribuye a perpetrar la impunidad. Solo gracias a la aceptación de cargos por encubrimiento del homicidio, realizada por el entonces capitán Julio César Torrijo Devia, se reactivó el proceso que se vio entorpecido hace dos meses.

 

El pasado 18 de agosto se envió el caso de Nicolás Neira para definición de conocimiento, por lo que se negó que fuera juzgado desde la justicia penal militar. La audiencia de imputación de cargos a Néstor Julio Rodríguez Rúa, agente del ESMAD, por el homicidio ocurrido durante la marcha del primero de mayo de 2005, se postergó nuevamente para el 20 de octubre. 

 

Bogotá