Homenaje al abogado defensor de DD.HH. Eduardo Umaña Mendoza. 19 años de impunidad

“Más vale morir por algo que vivir por nada”, siempre se le oía decir al abogado Eduardo Umaña Mendoza, quien en vida trabajó constantemente por la defensa de los derechos humanos y de los trabajadores. Este año se conmemoran los 19 años de su asesinato y, por este motivo. el Movice y la Unión Sindical Obrera de la Industria del Petróleo (USO) llevarán a cabo un conversatorio sobre memoria y paz, a manera de homenaje. Se invita a todas las personas interesadas a asistir este jueves 27 de abril a las 5:00 pm al Centro de Memoria, Paz y Reconciliación, donde tendrá lugar el evento.

 

En el Conversatorio participarán Érica Gómez, secretaria del Comité Permanente Por la defensa de los derechos humanos en Colombia (CPDH); Diego Martínez, abogado asesor de las FARC en el proceso de paz; y Luz Marina Monzón, defensora de derechos humanos. Se tocarán temas como el cumplimiento de los acuerdos de paz y la violencia contra líderes sociales en todo el territorio nacional.

 

Cesar Carrillo, expresidente de la USO y miembro del Capitulo Bogotá del Movice, quien conoció personalmente a Umaña Mendoza, le describe como una persona muy exigente, honesta y de quien se podía aprender algo siempre. “Una de las mayores virtudes que tenía Eduardo Umaña Mendoza era su lealtad, no solo para las personas con las que trabajaba, sino leal con sus principios, con su forma de pensar. Él era un hombre muy solidario”, expresó.

 

“Defensor de los masacrados, de los perseguidos, de los humillados de todos los pelambres”, así lo describía también el periodista Fernando Garavito en 2010.

 

Eduardo Umaña fue asesinado el 18 de abril de 1998, a manos de dos hombres y una mujer que, haciéndose pasar por periodistas, ingresaron a su oficina en el barrio Nicolás de Federmann, en Bogotá, y ante su negativa de irse con ellos, le dispararon.

 

Han pasado casi dos décadas desde esa tragedia y aún no han sido establecidas todas las responsabilidades de las personas involucradas. En 2009, Salvatore Mancuso confesó la autoría de los paramilitares en el crimen y en 2015 el exjefe paramilitar alias Don Berna afirmó que ese crimen fue ordenado por Carlos Castaño.

 

En septiembre del año pasado la Fiscalía declaró su crimen de lesa humanidad, reafirmando los argumentos expuestos por los abogados Jorge Eliecer Molano y Germán Romero –quienes presentaron la solicitud- al aducir que el crimen del jurista hizo parte de los ataques sistemáticos ejecutados por paramilitares entre 1998 y 1997 en contra de dirigentes políticos de izquierda, defensores de derechos humanos y representantes de las víctimas de crímenes de Estado.

 

 

 

Bogotá