La defensa de los Derechos Humanos fue premiada

Este 19 de septiembre se celebró la sexta edición del Premio Nacional a la Defensa de DD.HH. con cuatro categorías y finalistas que se destacaron por su labor regional con la que llevan un mensaje de paz y reconciliación para el futuro del país.

 

Antes de conocer a los ganadores, asistentes y protagonistas vivieron momento de real emotividad cuando se realizó un sentido homenaje a Mario Calderón y Elsa Alvarado, investigadores del Centro de Investigación y Educación Popular/ Programa por la Paz -Cinep/PPP. Reconocidos por su labor en la defensa de los DD.HH., fueron asesinados en 1987, dejando un bebé de pocos meses de nacido en aquel entonces. Iván Calderón Alvarado, hijo de los investigadores, recibió el premio no sin antes resaltar la memoria y la labor de sus padres para la justicia y los DD.HH. en Colombia.

 

 

Premiados

 

En la primera categoría “Defensor o Defensora del Año” el ganador fue Enrique Chimonja Coy, integrante de la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz y defensor de derechos humanos en el Valle del Cauca. Se destacó por haber realizado la documentación y las denuncias sobre los hostigamientos a la comunidad además de la presencia y confrontación de grupos armados. Esto sumado a los procesos de resistencia contra el despojo de tierras.

 

La premiación continuó con la categoría “Experiencia o Proceso Colectivo del año (ONG)” dejando como ganador a la Corporación Regional para la Defensa de los DD.HH. (CREDHOS). Esta organización logró el reconocimiento gracias a su labor de la construcción de paz, la implementación de los acuerdos de La Habana y la incorporación social de los excombatientes.

 

El premio a “Experiencia o Proceso Colectivo del Año” fue otorgado a la Asociación Fuerza Mujeres Wayuú que en su labor ha realizado denuncias de megaproyectos minero-energéticos y, la visibilización de las violaciones de DD.HH y derechos étnicos en La Guajira. Esta organización trabaja en conjunto con el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo (Cajar) en la lucha contra el desplazamiento forzado y la situación de vulneración de derechos de las mujeres indígenas.

 

Para el cierre de la ceremonia el “Reconocimiento a Toda Una Vida” se entregó como enaltecimiento de una ardua labor que pocos se atreven a llevar consigo hasta el final. Socorro Acero Bautista fue la persona ganadora, la coordinadora del Comité de Salud de la Junta de Acción Comunal del municipio de Tame, Arauca.

 

Para destacar

 

Las palabras de Todd Howland alto comisionado de los DD.HH. para Naciones Unidas y Paula Gaviria consejera presidencial para los DD.HH, quienes rescataron la labor interminable de todos quienes han tomado el camino de la defensa de los derechos. Por su parte, Howland rescató su valentía, persistencia y creatividad para afrontar todos los retos que conlleva no solo para ellos como defensores, sino para sus familias y las víctimas a quienes respaldan.

 

“El mejor premio para Los/as defensores/as es garantizar su vida y poder ejercer su labor, es un compromiso del Estado", expresó Paula Gaviria. La ceremonia contó con la participación del embajador de Suecia en Colombia, Tommy Strömberg, y la Defensoría del Pueblo.

 

Gracias a Diakonia Programa Colombia y la Iglesia Sueca, quienes de manera conjunta realizan la convocatoria, se otorgaron estos premios. Sin duda alguna, fue una oportunidad para reconocer el trabajo poco visible de quienes le han hecho frente, de manera justa y pacífica, a la violencia y las injusticias que durante décadas se han perpetrado en el país.