Comunicados

A siete años del asesinato de Eudaldo Díaz

El 10 de Abril de 2010 se cumplieron  siete años de la muerte violenta de Tito Díaz,  así llamado cariñosamente por su familia y por su querido pueblo “El Roble”.

En el transcurso de este tiempo hemos podido aprender que en principio las perdidas de vidas resultadas del conflicto que atraviesa nuestro País, poco interesan a los políticos,   con  tal que no se advierta públicamente que tienen algo que ver en ello.  Ahora Tito Díaz Q.E.P.D.  Debido a que ofrendo su vida es  reconocido en el mundo entero con admiración  por su valentía y por el tesón  hacer desinteresadamente de  su patria chica un municipio, cuando antes era un terruño  abandonado y olvidado de las administraciones de Corozal – Sucre,  además de emprender una cruenta lucha en contra de la corrupción reinante.

Si Jesucristo fue traicionado y vendido por Judas Iscariote, el Alcalde Titular de El Roble Eudaldo León Díaz Salgado, fue negociado ignominiosamente por muchos Judas que incluso comían  hasta en su propia mesa, hasta cuando en la ultima decidieron concertar la celada para entregarlo y cercenar su vida.  Entregarlo  vencido, lacerado y mortificado a tantos Pilatos que tan bien se lavan las manos, pero no la conciencia de todas sus culpas. Así como aquel Judas tampoco conocerán el reposo ni la tranquilidad de conciencia, quizá después  de la muerte.   El peso de su  culpa por si solo acabara con ellos, el aura siniestra de una maldición  revolotea sobre las cabezas de quienes manchan sus manos con sangre de inocentes. Pero en esta vida la ley de la compensación reza que de acuerdo a sus acciones  todos recibirán  su justa medida, no podrán escapar y su final será, uno a uno ir  cayendo a peso de ley.  Van 13 muertos y 9 encarcelados que a su vez  se pudrirán en las mazmorras, nunca pensaron que actuando así perecerían.

Aquellos  que se creen libres, inmunes, intocables y hasta invisibles, no tienen descanso, lo cual es un peor tormento en vida,  que hacer  un acto de contrición: entregarse, decir la verdad o confesar y arrastrar el martirio de la pena, pues no hay otra alternativa. Que Dios se apiade de ellos y perdone tanto dolor que estas negras almas en pena han causado a innumerables familias, aunque lo escrito en la Biblia para el criminal en la sentencia de que Irán a  parar  al infierno y pagaran por sus culpas, no podrán tener descanso ni aliento todos aquellos que robando las arcas municipales  han contribuido al crecimiento de  la ruina, la falta de educación, la carencia de salud y la ancha brecha entre la realidad de la comunidad necesitada y  la calidad de vida que todo ciudadano merece por derecho.

Tampoco  podrán escapar de su condena todos aquellos que aportaron los Ciento Veinte Millones para la comisión del execrable  crimen, si la terrenal no llega, por la justicia divina  correrán  la  misma suerte del “CAIFAS” que dio el resto de los millones.  Avalado esta por la Honorable Corte Suprema de Justicia y por el Consejo Superior  de la Judicatura de la Republica de Colombia, puede leerse en la pagina 82 de la sentencia condenatoria contra Salvador Arana Sus, lo cual quiere decir nada mas y nada menos  que: “No tienen otro camino que presentarse voluntariamente, confesar y comenzar  a pagar su deuda que tanto les pesa ante  la justicia y con la sociedad”. No crea el reo  EDELMIRO ANAYA  GONZALEZ “EL CHINO ANAYA”  y los compinches de  su misma ralea, que gozaran de los Beneficios de la Ley de Justicia y Paz, por que la LESA HUMANIDAD no aplica para esa legislación, ni crean tampoco los otros que acordaron meterse debajo de esos faldones para ser cobijados, así se los aseguren sus falsarios asesores.

Ahora exigimos que confiesen, exigimos que sean VARONES por una vez en su vida, exigimos que dejen el engaño y abandonen  el soborno al que están siendo sometidos estos criminales, pues  no les durara para toda la vida, lo que en realidad perdura y es inocultable es la verdad. Solo la verdad los hará libres aun entre rejas. El futuro es claro: Si aquí no se hace justicia, vendrá entonces  la de la Honorable Corte Penal  Internacional, pero confiamos que aquí si la harán,  por el mismo temor que les  infunde auspiciar un delito de Lesa Humanidad  ante  la observación internacional, de lo contrario obligaran a esta instancia a ser acusados de omisión. Este crimen y su justicia sientan un precedente formidable e inaudito, nunca antes visto en  nuestra querida y sufrida Patria, primer vez que se condena a un “NOTABLE” ósea a un POLITICO y se le da relevancia a un Crimen Político, este es un HITO HISTORICO, JURIDICO y SOCIAL. Que principalmente sienta doctrina jurisdiccional en materia de justicia y de respeto por la vida y por los derechos humanos.  Estas prevenciones sobre lo que se avecina valen también para los de cuello blanco que se mantienen aun solapados, deben salir y hablar ante la ley y ante un país que exige verdad, dignidad  y respeto.

Han sido de buen recibo las condenas ejemplarizantes proferidas por los Honorables Magistrados de la  Corte suprema de justicia. Ello es así por que a buen juicio y de la opinión publica sabe que solo se les cobra el atroz  crimen del Alcalde, si no de los millares cometidos por  Bandas Sicariales Criminales en alianza y  al servicio de esta Comarca de Soberanos que  en la costa norte monopolizan  cuatro austeros  departamentos: Sucre, Bolívar, Córdoba  y  Magdalena.

No debemos  pasar por alto que  la  organización política y criminal  comandada  por  Salvador Arana Sus y sus  socios  tuvo el principio de su fin con la citada muerte.  Ellos fueron los  primeros en arrepentirse de su fechoría por que se les daño el negocio, con la investigación del  renombrado crimen comenzó su caída en picada la desbandada de los forajidos. En forma inmediata empezó a develarse su  gran  prontuario  de asesinatos selectivos y peor aun, a salir a flote las masacres. Que agradecidos estamos,  debemos decirlo sin animo electorero, pues no somos políticos, con el Dr. Gustavo Petro Urrego que poso su desinteresada atención en el sufrimiento de  las cientos de victimas de las muerte  a  manos de Políticos en alianza con los  Grupos Paramilitares en la Costa Atlántica e impulso los debates en el Senado, ventilando las masacres  que estaban diezmando  poblaciones enteras en Colombia y por ahí derecho tuvo el Gobierno que  desmontar los Grupos de Autodefensa en toda Colombia  De modo que Tito Díaz  Q.E.P.D. es una de las muchas victimas  en Colombia y su muerte  sirvió al propósito de la aparente pacificación y despatrocinio  Paramilitar, que a la brava fue, y se ha convertido en una negociación gubernamental pintoresca y  fracasada  jurídicamente hablando.

Solo dos personajes reconocidos  del orden nacional y de importancia política han sido condenados en Colombia y en el departamento de Sucre: Salvador Arana Sus y Álvaro García Romero. Eso demuestra que el sacrificio  de Tito Díaz sirvió para  ejemplificar  las posibilidades en materia de justicia, y demuestra, de paso, la eficacia y el ahínco de la corte suprema por judicializar a quienes diezmaron  esta región. Cosa que aunque increíble es cierta aquí, mientras que la más completa impunidad reina por doquier en todas partes del territorio nacional.  Estas condenas  figuraran en los anales históricos como algo inaudito, en un país de precaria justicia “de cobardes” de encerronas y componendas suciamente negociadas. Donde todos los grandes  crímenes históricos están y han quedado impunes, debido a que aquí hay inmunidad selectiva y sola la justicia férrea  para el derramamiento de vidas.

Aquí  el gran Poncio Pilato que ni siquiera tuvo el gesto de lavarse las manos, no volverá al  trono  de la iniquidad, aunque por medio de  testaferros propende por el continuismo  en el poder y por esto pedimos que hable, que tenga pantalones, por que sabio es el refrán que dice: ¡Que quien calla, otorga!  La ultima gran oleada violenta, para política y paramilitar son la demostración palmaria del talante de quien los auspicio, al igual que la pasada oleada de violencia liberal – conservadora mostraron quien  era  y de que seria capaz  su sanguinario adalid gobernante de administraciones  anteriores.

Seguimos en la lucha por alcanzar justicia, no desfallecemos

Familiares de Tito Díaz  Salgado.