Uncategorized

Aproposito del día de los DDHH

Image   La Autoridad Nacional de Gobierno Indígena "ONIC" y sus organizaciones regionales, zonales y locales denunciamos las políticas del actual gobierno que se traducen, en sistemáticas y reiteradas violaciones a los derechos de los pueblos indígenas de Colombia, los cuales se refieren a:
1.       Agravamiento de los procesos de discriminación, exclusión y desconocimiento de la diversidad étnica y cultural de la Nación colombiana, representados por ejemplo en la no adopción por parte del Gobierno Colombiano de la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos Indígenas y el afianzamiento de contrarreformas legislativas que acaban con los derechos de los Pueblos Indígenas.

2.      El recrudecimiento del conflicto armado en nuestros territorios y en contra de nuestras organizaciones y comunidades, lo que esta generando fenómenos crecientes de desplazamiento, amenaza, estigmatización, asesinatos, desapariciones, detenciones y confinamiento forzado, por medio de la política de seguridad democrática auspiciada por el Plan Colombia y por las últimas amenazas anunciadas por el Presidente Álvaro Uribe Vélez el 15 de Marzo de 2008 en el Consejo Comunitario de la ciudad de Popayán, de ofrecer recompensas por la cabeza de los dirigentes indígenas que reclamamos nuestro justo y legítimo derecho a la tierra, como los procesos de liberación de la Madre Tierra que adelantan los Pueblos Indígenas del Cauca.

3.      La profundización de la impunidad promovida por el Gobierno Colombiano, a través de la falsa desmovilización y reinserción de los grupos paramilitares, ahora denominados "Águilas Negras", que están operando a lo largo y ancho del País con la aquiescencia y tolerancia de las fuerzas Estatales.

4.      En lo corrido del año 2008,  la ONIC ha recibido más de 6 amenazas escritas y sus organizaciones filiales vienen siendo objeto de sistemáticas amenazas, señalamientos, asesinatos, hostigamientos y persecuciones por parte de los grupos paramilitares "Águilas Negras" y "Nueva Generación".

5.      Las sistemáticas amenazas y ataques de las que vienen siendo objeto líderes defensores de los derechos de los Pueblos Indígenas como en el caso del dirigente Kankuamo y Consejero Secretario General de la ONIC Luís Fernando Arias Arias  y la también Líder indígena Kankuama y Comunicadora de la ONIC Silsa Arias Martínez, al CRIC, al Tejido de Comunicaciones de la ACIN, al comunicador Indígena Alfredo Campo de la Emisora Nuestra Voz, de Morales Cauca así,  como otra serie de amenazas a miembros de la  Alianza Social Indígena (ASÍ) en la Guajira, otros dirigentes indígenas en el Cauca, Nariño, Riosucio Caldas  y otras zonas en el País.

6.      Sospechosa retención, hurto y amenazas, que fue objeto el defensor de derechos humanos y asesor de la ONIC, John Jairo Gutiérrez Berrio, ocurrido el pasado 1 de septiembre a las 8:10 p.m,  quien fuera interceptado cuando se movilizaba en su vehículo particular,  a la altura de la calle 26 con carrera 3 de Bogotá, por una moto donde se transportaban dos sujetos, uno de  los cuales le apunto con una arma de
fuego y lo obligo a detener el vehículo. Inmediatamente uno de los hombres se subió al vehículo del defensor,  y amenazándolo lo obligo a conducir a un sector despoblado de la zona industrial de Bogotá, mientras  el otro sujeto los seguía en  la moto.

Minutos más tarde fue bajado de su vehículo y obligado a subir a un  taxi donde se encontraban dos hombres y una mujer, quienes lo retuvieron por más de dos horas y media.  Durante el trayecto lo mantuvieron agachado dentro del vehículo, mientras les apuntaban con las armas.  Le revisaron sus pertenencias,  y le hurtaron su tarjeta de crédito y ahorros, obligándolo a dar las claves..  Uno de ellos les pregunto "…que opinaba del presidente y si era uribista.".  Posteriormente fue dejado en una zona del
barrio Castilla.  Totalmente desorientado  y después de caminar por varios minutos,  el defensor tomo un taxi, que lo condujo al CAI del Barrio  Modelia, donde denuncio los hechos.

Posteriormente una patrulla de la policía lo traslado al CAI de la carrera 3 con calle 20 (U. Tadeo Lozano),  donde hacia la 1 a.m. llegaron dos hombres de civil, en un automóvil rojo, quienes dijeron ser de la SIJIN (Unidad de Automotores), y a quienes se les informo lo acontecido.  Uno de los agentes de la SIJIN,  le dijo al defensor, que esa versión era muy sospechosa y que no era común el procedimiento utilizado para hurtar el vehículo,   dando a entender que no creía en  la versión del defensor y que si mas bien no era  un "autorobo" para cobrar el seguro, a lo que el defensor respondió que él estaba informando lo sucedido y que la labor de las autoridades era investigar lo ocurrido. Luego de varios minutos de ser entrevistado,   le  informaron que debía poner al día siguiente la denuncia ante la Fiscalía.

A las 6:30 am  del 2 de septiembre,  un oficial de la policía se comunico al teléfono que aparecía en la tarjeta de propiedad del vehículo del defensor, e informo que este se encontraba en la primero de mayo, delante de la avenida Boyacá abandonado, y que habían sido alertados por vecinos del sector. Inmediatamente Jhon Jairo se traslado al lugar donde se encontraba el vehículo, y se percato que  solo le había sido hurtado los
controles de los vidrios eléctricos, cuyo costo no es elevado,  y un maletín que contenía la agenda de reuniones y direcciones, así como documentos relacionados con la actividad  pedagógica que desarrolla en la  ONIC.   Otros elementos de valor como el radio, la tarjeta de propiedad, rines, llantas y elementos de lujo se encontraban intactos.

Adicionalmente al hacer las averiguaciones en los bancos  sobre los dineros en sus cuentas, solo le habían sacado dinero de una de ellas y de la otra cuenta no le fue hurtado dinero, pese a que los delincuentes tenían la claves para acceder a la misma.

7.      Este hecho se suma a varios actos de agresión y hostigamientos de que han sido víctimas innumerables organizaciones y defensores/as de derechos humanos, tales como robos de información, amenazas vía correo electrónico y otras,  que buscan ser presentadas como acciones de delincuencia común, pero que en el fondo son actos de intimidación que buscan  atacar la labor que desempeñan.

8.      Como autoridades Indígenas del orden regional y nacional, nos declaramos en estado de emergencia y de alerta permanente, ante la aguda crisis de violación al derecho de los pueblos indígenas, por parte del Estado colombiano..   En este 9 de septiembre día nacional de los derechos humanos  continuaremos  denunciado la grave situación que enfrentan nuestras  comunidades y exigiendo al Gobierno Colombiano garantías y protección a nuestros derechos Por las situaciones anteriormente descritas, en ejercicio de la autonomía, en defensa de la vida y el territorio la ONIC y sus organizaciones regionales, zonales y locales:

DECLARAMOS

1.      Al Gobierno Colombiano su responsabilidad sobre cualquier hecho que atente contra la integridad física y personal de nuestros lideres y defensores de los derechos de los pueblos indígenas.

2.      Nos declaramos en levantamiento indígena permanente y convocamos al Movimiento Indígena Nacional en Colombia, a una gran movilización nacional
e internacional en defensa de la vida, la liberación de nuestros territorios, el repudio a las amenazas y persecuciones a quienes pensamos distinto al régimen y por la adopción de la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos Indígenas en le mes de octubre.

3.      Llamamos a la comunidad nacional e internacional la solidaridad al acompañamiento y veeduría permanente de estos hechos que atentan contra los derechos humanos y los procesos organizativos y autónomos de los Pueblos, así como su rechazo y condena de manera vehemente.

Solicitamos a los Sistemas de Naciones Unidas y la Organización de Estados
Americanos "OEA" a que insten al Gobierno Colombiano a adoptar la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos Indígenas y la aprobación de la Declaración Americana, como instrumentos de protección, garantía y reconocimiento de la diversidad étnica y cultural de la Nación.

En este 9 de septiembre  de 2008, manifestamos nuestra solidaridad como Autoridad Nacional Indígena de Colombia, con las Organizaciones sociales, campesinas, afrodescendientes, ONGs  de Derechos Humanos amenazadas de igual forma  que nosotros y las invitamos a permanecer en desobediencia civil frente al actual gobierno.

Dada en Bogotá D.C. a los nueve (9) días del mes de septiembre de 2008

AUTORIDAD NACIONAL DE GOBIERNO INDIGENA –   ONIC