Denuncias PúblicasNorte de Santander

Denuncia pública: Robo de equipos de Trabajo de la Secretaría Técnica del MOVICE Capítulo Norte de Santander.

 

ANTECEDENTES

Desde hace más de cinco años el MOVICE capítulo Norte de Santander viene desarrollando un trabajo de acompañamiento, orientación y asesoría jurídica a las víctimas de crímenes de Estado y organizaciones sociales de base de población campesina y desplazada, del área metropolitana de Cúcuta, así como de otros municipios del departamento, especialmente de la región del Catatumbo.

Este trabajo viene adelantando desde hace tres años por Nubia Mendoza Lobo, quien es la secretaria técnica del MOVICE Capítulo Norte de Santander, es Comunicadora social, periodista y defensora de derechos humanos que desde hace 10 años combina su labor social y política con la comunicación social y el ejercicio periodístico. Desde este espacio se ha venido denunciando abiertamente la impunidad, se ha promovido la movilización social y se apoyan procesos que conduzcan a la verdad, justicia reparación integral y garantías de no repetición en beneficio de las víctimas de crímenes de Estado en Norte de Santander.

El 1° de abril de 2011 Nubia Mendoza Lobo se vinculó a la Corporación Colectivo de Abogados Luis Carlos Pérez como auxiliar administrativo y apoyo a las acciones de las líneas de lucha contra la impunidad y defensa de los derechos colectivos y ambientales, trabajo que realizó con vinculación laboral hasta el 20 de diciembre del mismo año, pero que continuó apoyando hasta la fecha al tiempo que continua desempeñándose como secretaria técnica del MOVICE capítulo N. de S.

Desde hace más de 6 años Nubia Mendoza Lobo vive en la ciudad de Cúcuta, con su hija de 6 años y medio y su señora madre de 65 años de edad. Lugar desde donde realiza gran parte de su trabajo y donde permanecen sus equipos de trabajo, documentos y archivos importantes relacionados con su labor.

HECHOS

El martes 21 de febrero de 2012, Nubia Mendoza Lobo llegó a su casa hacia las 9:30 p.m. y dejó sobre su sitio de trabajo el computador portátil, la cámara de video y el disco duro externo donde contiene toda la información, bases de datos, archivos fotográficos y fílmicos concernientes a su trabajo y también de tipo personal.

El miércoles 22 de febrero salió de su casa a las 9:00 a.m. y no llevó sus equipos de trabajo, la casa quedó sola por espacio de una hora entre las 9:00 y las 10:100 a.m. Nubia Mendoza regresó a su casa hacia las 10:00 p.m., directamente a dormir, por lo que no se percató de que en su casa faltara algo.

El jueves 23 de febrero salió rápidamente a las 8:00 a.m. y tampoco notó la ausencia de ningún objeto, por cuanto ese día no los necesitó. Ese día regresó a su casa a las 10:00 p.m., directamente a dormir.

El viernes 24 de febrero en horas de la mañana, cuando se dirigió a su espacio de trabajo en el la sala-comedor de su casa, notó que faltaba el computador y al preguntarle a su señora madre por el, ella respondió que desde el día anterior no lo había visto y que pensaba que ella se lo había llevado y que lo había dejado guardado en algún otro sitio. Cuando Nubia Mendoza revisó la biblioteca, notó que también faltaba su disco duro externo, su cámara de video, un celular Nokia que le pertenece a su madre y un directorio impreso que contiene los nombres y números telefónicos de personas víctimas de crímenes de Estado, nombres de organizaciones sociales y defensoras de derechos humanos con las que trabaja y otros datos personales de los mismos, lo que la llevó a suponer que habían ingresado a su casa y habían sustraído los equipos e información en mención.

Las cerraduras de las puertas o ventanas no fueron forzadas y ningún otro objeto de valor, incluyendo joyas y dinero fueron hurtados.

Los equipos hurtados fueron los siguientes: Un computador portátil Sony Vaio serie VGN Color Plateado, Una cámara Canon Legria HFM31 de alta definición de color negro, un disco duro externo marca Verbatim de 500 Gigas, color negro, un celular Nokia 1616 de carcasa azul oscuro, un cargador universal color negro y el directorio impreso del MOVICE Capítulo Norte de Santander.

El sábado 25 de febrero, Nubia Mendoza Lobo denunció el hecho ante la SIJIN, donde darán el trámite correspondiente y se espera que a la mayor celeridad se inicien la investigaciones pertinentes para obtener resultados lo antes posible.

La información contenida en el disco duro externo y en el computador contiene información que puede poner en riesgo la seguridad e integridad de personas de víctimas y familiares de víctimas de crímenes de Estado y lesa humanidad como desplazamiento forzado, despojo de tierras, Ejecuciones Extrajudiciales (falsos positivos), desaparición forzada, asesinatos, masacres, etc., cometidas por paramilitares y por agentes estatales. Documentos, archivos fotográficos y fílmicos, bases de datos, denuncias, informes, etc., es parte de la información hurtada.

Los equipos hurtados también contenían información de tipo personal, especialmente fotografías, videos, documentos personales escaneados como cédulas de ciudadanía y registros civiles de varios miembros de su la familia.

El mal uso y manipulación de la información documental, fotográfica y fílmica hurtada podría poner en riesgo a las personas que acompañamos desde este espacio en la región, así mismo a miembros de las siguientes organizaciones: Movimiento Nacional de Víctimas, secretaría técnicas del MOVICE de diferentes regiones del país, Colectivo de Abogados Luis Carlos Pérez, Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, Comité Permanente para la defensa de los Derechos Humanos, REINICIAR, Asociación Campesina del Catatumbo, Mesa de Fortalecimiento a Organizaciones de Población Desplazada de Norte de Santander, Asociación de Desplazados de la Provincia de Ocaña, etc.

LLAMAMOS

A las organizaciones Nacionales e Internacionales de Derechos Humanos con sede en Colombia, al movimiento sindical, al movimiento juvenil, estudiantil, femenino, sindical; organizaciones sociales y populares, al movimiento social de paz, a los medios de comunicación y a la comunidad en general a pronunciarse y a estar alerta frente a esta situación de aparente “hurto de equipos”, pero que a todas luces podría tratarse de una estrategia de hostigamiento y seguimiento al Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (MOVICE) y a las organizaciones y personas defensoras de DD.HH. en Colombia.

También hacemos un llamado a la solidaridad con todos aquellos que desde sus espacios y luchas persisten y resisten en la construcción de un país más justo, equitativo e incluyente.

EXIGIMOS

A los Organismos de Control del Estado, a los estamentos del Gobierno local y Nacional, a la Gobernación de Norte de Santander, a la Defensoría del Pueblo y a la Fiscalía General de la Nación, responsabilidad estatal frente a los derechos a la vida, la seguridad personal, la integridad física y psicológica, la intimidad personal, familiar y el hogar, al trabajo, la organización, la honra y reputación de los ciudadanos que participan en los diferentes procesos en defensa de los derechos humanos y que se pueden ver afectados por este hecho delictivo, que a todas luces solo tenia como objeto el robo de información.

A investigar estos hechos, identificar y castigar a los responsables y a brindar al MOVICE CAPÍTULO NORTE DE SANTANDER, las garantías contenidas tanto en los tratados internacionales, la Constitución Nacional, la Directiva Presidencial Nº 07 de septiembre 9 de 1.999 y la Directiva de la Procuraduría General de la Nación Nª 012 del 15 de julio del 2010, permitiendo así desarrollar la labor de las y los defensores de DD.HH.

Igualmente, le exigimos al Estado Colombiano la no omisión de su responsabilidad como garante de los derechos humanos que tiene, que se brinden las garantías suficientes para el ejercicio de la labor de los defensores de derechos humanos en el departamento de Norte de Santander y en el resto del país.

Adelantar las investigaciones correspondientes en aras a que se determine, esclarezcan y sancione a los autores y responsables de los hechos sucedidos y que ponen en riesgo la vida y la integridad de las personas que puedan verse afectadas o amenazadas por causa de la información contenida en los equipos hurtado, así mismo, solicitamos se mantengan informados sobre el avance de estas investigaciones.

MANIFESTAMOS

Que no abandonaremos nuestra lucha constante por la Defensa de los Derechos Humanos en pro de quienes se han visto afectados con la violencia política, social y armada, no desistiremos en la lucha por el reconocimiento de las víctimas de crímenes de Estado, en la restitución efectiva de las tierras en el Departamento y en nuestra labor de alcanzar verdad, justicia, reparación integral y garantías de no repetición.

Por lo tanto,

RESPONSABILIZAMOS

Al Estado Colombiano en cabeza del señor JUAN MANUEL SANTOS CALDERON, por las afectaciones físicas o psicológicas de las que puedan ser objeto los integrantes del Movimiento de Victimas de Crímenes de Estado, capitulo Norte de Santander, así como las víctimas de crímenes de Estado que reciben acompañamientos desde este espacio y las demás organizaciones sociales y defensoras de DD.HH., en mención.

Para nadie es desconocido que desde años atrás, ha sido sistemático el “robo” de equipos de sistemas de organizaciones defensores de Derechos Humanos en diferentes ciudades del País, equipos en los que se conservan documentación sobre violaciones de DD.HH. y mecanismos de exigibilidad de derechos de las víctimas.

SOLICITAMOS:

A LA OFICINA DEL ALTO COMISIONADO DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LOS DERECHOS HUMANOS (OACNUDH)

El cumplimiento de su mandato como veedor frente al Estado Colombiano, para que cumpla con las obligaciones consagradas en la Constitución Nacional constitucionales e instrumentos internacionales ratificados por el Estado colombiano.