Comisión ÉticaUncategorized

Comunicación Ética 34

Uribe pretende encubrir su responsabilidad por apoyo al paramilitarismo

Por segunda vez, nos vemos impelidos a rechazar las declaraciones del expresidente Álvaro Uribe Vélez en contra del premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, integrante de esta Comisión Ética por la Verdad en Colombia.

Nosotras y nosotros integrantes de la Comisión Ética de la Verdad, que acompaña al Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado, rechazamos enérgicamente las afirmaciones infundadas del expresidente Álvaro Uribe Vélez de Colombia.

Ayer, lunes 21 de febrero, por Twitter el exmandatario cuestionó la reputación ética de nuestro colega acusándolo entre otros: “¿Por qué Pérez Esquivel les hace mandados a las Farc?”, “Pérez Esquivel: nobel difamador al servicio de los terroristas colombianos”, y “Pérez Esquivel: ¿Es usted un nobel de paz?”.

Nuestro amigo y colega en el Encuentro “Haciendo Paz en Colombia” en Buenos Aires afirmó que los factores de dificultad para avanzar hacia la paz se encuentra la impunidad en crímenes de lesa humanidad y la situación del paramilitarismo, que existe aún, y la responsabilidad de los Estados Unidos. Igualmente se refirió a las responsabilidades de Uribe con el paramilitarismo y a los factores para construir un escenario de diálogo para la paz.

El expresidente tildó a Pérez Esquivel como “idiota útil” en junio del año pasado y afirmó que les hace mandado a las FARC y ahora sostiene que es un difamador al servicio de los terroristas colombianos.

Respaldamos las afirmaciones de Adolfo Pérez Esquivel, sustentada en pruebas, en testimonios de testigos y de víctimas, algunos que se encuentran en procesos en Colombia y otros en tribunales internacionales, como lo conocemos. Las afirmaciones del integrante de la Comisión Ética encuentran asidero igualmente en el conjunto de testimonios y pruebas que hemos recibido durante 10 visitas al país y dos sesiones con exiliados.

La reacción de Uribe oculta su responsabilidad en crímenes de lesa humanidad que ofenden la conciencia ética, crímenes que protegen a benefactores económicos nacionales e internacionales que aún apoyan a Uribe. 

Apoyamos la necesidad del diálogo político al que el gobierno de Juan Manuel Santos debería abrirse ante las manifestaciones de las fuerzas guerrilleras FARC EP y ELN y de amplios sectores de la sociedad, entre ellos Colombianas y Colombianos por la Paz.

Febrero 22 de 2011

Asociación France Amerique Latine, Francia
Bernardine Dohrn, Universidad Northwest de Chicago, docente y abogada de derecho internacional, EEUU
Carlos Fazio, investigador y catedrático de la UNAM; periodista, Méjico
Centro Balducci, Pierluigi di Piazza, Italia
Comisión Ética contra la Tortura de Chile; Santiago – Valparaiso – San Antonio – San Felipe – Temuco – Chile
Comunidad Cristiana de Santo Tomas, Andrés Redondo, Pilar Sánchez, España
Consejo Mundial de Iglesias, Sean Hawkey, Ginebra, Suiza
Coordinadora de Ex presos y Ex presas Políticos de Chile, Enrique Nuñez, Consejero Nacional del instituto nacional de derechos humanos, Chile
Eduard Nachmann, maestro, hijo de desaparecido; Carlos Alberto Rice, integrantes de H.I.J.O.S. ciudad de Buenos Aires, Argentina
Enrique Santiago, abogado, Instituto de Estudios Políticos de América Latina y África, España
Gilberto Rivas y López, antropólogo, catedrático del Instituto de Antropología e Historia, Méjico
Libertad Sánchez, Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Mérida y Comarca, España
Lorenzo Loncon; werken comunidad mapuche newen mapa, pueblo Mapuche
Mary Bricker-Jenkins, PhD, Poor People’s Economic Human Rights Campaign, Asamblea de EEUU para el cese de los pobreza; EEUU
Mirta Acuña de Baravalle; Madres de la Plaza de Mayo – Línea Fundadora, Argentina 
Miguel Álvarez, presidente de Serapaz, México
Movimiento Sin Tierras, Brasil
Observatorio de la Escuela de las Américas (SOA WATCH), EEUU
Rick Ufford Chase; Director Ejecutivo de la Sociedad Presbiteriana de Paz, EEUU
Stephen Haymes, Universidad de dePAul, EEUU Vicente Font Gregori, Directora del Instituto Catalán Internacional para la Paz; Espai Catalunya-Comissió Ética, España