ActualidadCapítulosComunicadosContra la desaparición forzadaPronunciamientos

(Español) Decisión de la JEP sobre las personas desaparecidas del Resguardo de San Lorenzo (Caldas) es una esperanza para el pueblo Embera Chamí

(Español)

Foto: Cabildo Resguardo Indígena San Lorenzo

El Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado – Movice Capítulo Caldas respalda la decisión de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) de solicitar a la Sala de Reconocimiento de Verdad iniciar acciones frente a los posibles casos de personas dadas por desaparecidas al interior del territorio ancestral San Lorenzo y a la Unidad para la Atención y Reparación Integral para las Víctimas (Uariv) de adelantar posibles procesos de reparación integral del pueblo indígena Embera Chamí, para quien la presencia de estos cuerpos inhumados en su territorio implica una desarmonización espiritual con afectaciones en la salud, la productividad de la tierra y las relaciones comunitarias y organizativas.

La decisión de la JEP tiene relevancia dentro del proceso de solicitud de medidas cautelares del Movice porque brindará información para determinar el universo de víctimas de este fenómeno, además, de contribuir a adelantar acciones articuladas con la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (UBPD) que ayuden a la identificación y el reencuentro digno con los familiares de las víctimas.

La protección de los lugares al interior del resguardo es un gran avance porque las diversas modalidades de desaparición practicadas por diferentes actores armados en distintos momentos históricos, como agentes estatales, insurgencias y grupos paramilitares en coordinación con las fuerzas militares, aportará en la construcción de un plan de búsqueda con enfoque territorial y étnico.

El territorio ancestral en el pasado fue usado por los actores armados como corredor para la movilidad de tropas y el narcotráfico; actualmente uno de los riesgos a los que se exponen los lugares y los cuerpos pasa por la presencia, reorganización y copamiento territorial por grupos armados sin identificar pese a que las entidades estatales y la fuerza pública reiteradamente niegan este hecho.

Presumimos que en estos lugares podría encontrarse líderes y autoridades indígenas víctimas de desaparición forzada, combatientes de las insurgencias o de grupos paramilitares reclutados voluntaria o forzadamente, personas fallecidas en cautiverio; también se contempla la posibilidad de que no todos los cuerpos correspondan a personas de San Lorenzo sino que sean de otros resguardos o personas no indígenas.

La decisión de la JEP es solo un paso en el camino para la reparación y sanación integral del territorio ancestral San Lorezo del pueblo Embera Chamí; la búsqueda, identificación y el reencuentro de las personas dadas por desaparecidas con sus familias; el proceso de construcción de paz territorial y la comprensión de una parte del conflicto armado en Caldas que todavía hoy es desconocido porque históricamente el departamento ha sido considerado un remanso de paz.