UncategorizedVerdad y Memoria Histórica

Galería de la memoria en Bogotá: el genocidio político como práctica de exterminio

Este 21 de octubre el capítulo Bogotá llevó a cabo la galería de la memoria, en esta ocasión dedicada al genocidio político en Colombia. La galería fue expuesta en la plaza principal de la Universidad Pedagógica Nacional, al tiempo que se desarrolló un panel sobre el genocidio en el país.

 

Este conversatorio, dirigido a más de 100 estudiantes de la UPN, en su mayoría mujeres, estuvo compuesto de dos charlas. Una, a cargo del grupo de memoria del MOVICE y, la segunda, a cargo de Sebastián González, sobreviviente de la Unión Patriótica.

La primera conferencia expuso las diferentes reflexiones que ha hecho el MOVICE en estos seis años sobre el genocidio en Colombia; el marco normativo en el que han ocurrido y desarrollado los exterminios en el país durante los últimos 60 años (exterminos en los que se evidencia la intencionalidad que ha existido por parte del Estado para eliminar de la arena pública grupos y colectivos particulares de la sociedad). En ésta se hizo un recorrido histórico por el Plan Laso, la Operación Cóndor, el Estatuto Orgánico del 65, el decreto 078 del 78, el decreto 1923 de Turbay, los planes de extermino contra la Unión Patriótica, el Plan Colombia y Plan Patriota hasta llegar al pacto de Ralito.

Luego, se habló de las diferentes colectividades que han sido objeto de exterminio en el país desde el año 1947: movimientos sociales, políticos, de jóvenes, sindicales, y se identificó cómo cada una de ellas han sido afectada por las fases del genocidio. En este sentido se hizo alusión a los estudios del sociólogo argentino Daniel Feierstein: creación de una otredad negativa, hostigamiento, aislamiento, debilitamiento, aniquilamiento y realización simbólica. Al final de esta primera conferencia se comentaron los distintos impactos y consecuencias que este genocidio ha traído, no sólo para estas colectividades, sino para el país. El Movice publicará próximamente las conclusiones de estos análisis.

Sebastían González, fundador y militante de la UP, en una muy elocuente y significativa exposición, rememoró el contexto histórico en el que nació esta alternativa política y democrática, su crecimiento, sus principios ideológicos y el proceso y métodos de exterminio por parte del Estado para desestructurar esta propuesta que hoy sigue viva, a pesar del genocidio físico y del exterminio simbólico del que fueron blanco.

Se habló sobre la irracional búsqueda de justificación de este crimen, emblemático en el mundo (el único partido al que le han asesinado dos candidatos presidenciales), sobre la vigencia que tienen hoy los planteamientos de la UP, y la necesidad de que los principales responsables, entre ellos los últimos siete mandatarios presidenciales, sean responsabilizados por este crimen. Lo anterior con el fin de que nunca más vuelva a ocurrir en Colombia y en el mundo hecatombe similar. Finalmente, se hizo un llamado a los y las estudiantes para continuar en la senda de la defensa de la educación pública, las reivindiaciones por un trabajo digno y del patrimonio nacional.

Al concluir el evento, se rememoró al profesor de la UPN Darío Betancourt, desaparecido el 30 de abril de 1999, poco tiempo después de que regresara de terminar sus estudios doctorales en Francia y de quién se dijo, dejó un importante legado sobre el análisis de la mafia en Colombia.