ActualidadCaldasCapítulosComunicadosNoticiasPronunciamientos

Movice Caldas exige justicia para joven indígena asesinado, cuyo cuerpo pretendió desaparecer la Policía Nacional

Desde Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado –Movice Capítulo Caldas manifestamos ante la opinión pública, nacional e internacional, nuestro contundente rechazo a la violencia contra el movimiento juvenil, y en especial contra las comunidades indígenas en nuestro territorio. Estos actos demuestran con claridad el ensañamiento de la violencia y de los actores armados, en específico de la Policía Nacional, que en su inmensa mayoría no han encontrado la respuesta necesaria de nuestra justicia, y en un alto porcentaje se encuentran en la más oscura impunidad.

Rechazamos la violencia estructural, simbólica y física a la que han sido sometidos los pueblos indígenas en Colombia y en Caldas, y de manera particular repudiamos categóricamente el asesinato y desaparición forzada del joven Andrés Córdoba Tamaniza comunero del Resguardo Indígena de Totumal, ubicado en los municipios de Belálcazar y Viterbo, Caldas.

Los hechos delictivos de los cuales fue víctima el joven Embera Chamí Andrés Córdoba Tamaniza son casi de común devenir en nuestra geografía nacional, pues solo basta con revisar la estadística de masacres y jóvenes asesinados en esta violencia que parece recrudecerse en el territorio colombiano desde la firma del Acuerdo de Paz. Entre 2016 y 2020 se registró según INDEPAZ el asesinato de 242 líderes y lideresas indígenas esta situación y los hechos que hoy denunciamos dan cuenta de la incapacidad del Estado en la protección de las comunidades que permanecen en riesgo de exterminio físico y cultural,

Este asesinato y posterior desaparición forzada genera la más profunda tristeza, dolor y vergüenza. Vivimos en un Estado que cada día demuestra su incapacidad en la protección de sus jóvenes, adolescentes, líderes sociales y población indígena.

Exigimos a la Policía Nacional y a la Fiscalía General de la Nación llevar a efecto todas las investigaciones necesarias, para que se sancione ejemplarmente al integrante de la Policía Nacional que presuntamente incurrió en estos hechos de suma gravedad, y que vulneran la integridad física y moral de los jóvenes, mujeres y hombres de los pueblos ancestrales.

Hacemos un llamado a la comunidad internacional y a las instituciones encargadas de la defensa y promoción de los derechos humanos en el departamento de Caldas y el país para que realicen un seguimiento no sólo a estos hechos lamentables, sino además a las condiciones de vulneración histórica que el Resguardo Indígena Totumal padece y que afecta su autonomía y pervivencia en el territorio.