CapítulosDenuncias PúblicasPronunciamientosSucre

Denuncia pública: ataque contra la casa de la madre de Jorge Montes, líder social de los Montes de María

El día domingo 14 de junio de 2020 siendo las 9:30 pm la casa de la madre de Jorge Luis Montes Hernández, líder social de la Alta Montaña de los Montes de María, fue atacada a piedras por sujetos desconocidos.

En horas de la noche un tío del líder que se dirigía hacia la casa fue atropellado por dos sujetos en una moto, posteriormente, atacaron la casa a piedras causando daños en las ventanas y las puertas. La madre del líder social asustada les preguntó el por qué atacaban su casa, y los sujetos respondieron que: “esta vez era a piedra, pero la próxima sería a plomo”.

Solo en este año, Jorge Montes ha recibido 2 amenazas más contra su vida:

  1. En febrero de 2020 el señor Yeison Villegas Rincón, uno de los jefes del Clan del Golfo en la zona, dio la orden de asesinarlo a él y a su primo, quien lo transporta constantemente.
  2. El 14 de marzo a través de un planfleto recibe una amenaza contra su vida y la de su familia por medio un panfleto en el que se declara objetivo militar.

Desde el 14 de marzo del presente año, Jorge Montes tuvo que salir forzadamente de la Alta Montaña de El Carmen de Bolívar por amenazas contra su vida y hasta la fecha no ha podido regresar por falta de garantías para él y su familia.

El Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado – Movice rechaza y denuncia las amenazas de las que continúa siendo víctima el líder social de la Alta Montaña Jorge Luis Montes Hernández y exige:

Exigimos:

  1.   A la Fiscalía General de la Nación, que investigue los hechos y establezca la responsabilidad material e intelectual de estas amenazas.
  2.   A la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad, que se encargue de establecer las políticas públicas para desmontar toda clase de organizaciones criminales que continúan atentando contra líderes, lideresas y defensores/as de derechos humanos, movimientos sociales y movimientos políticos que trabajan en la construcción de paz.
  3. A la Unidad Nacional de Protección, que brinde con diligencia todos los mecanismos para garantizar la seguridad de todas las personas amenazadas y la no repetición de los hechos relatados.