Denuncias PúblicasPronunciamientosValle de cauca

El movimiento social, sindical y de derechos humanos del departamento del Valle del Cauca amenazado nuevamente por grupos paramilitares

El comité de solidaridad con los presos políticos denuncia ante la comunidad nacional e internacional las nuevas amenazas de las que ha sido objeto en el departamento del Valle del Cauca, junto con otros miembros de organizaciones sociales y sindicales. Estas se han venido presentando de manera constante y reiterada, señalando y estigmatizando la labor de las personas defensoras de los derechos humanos, de las organizaciones sindicales y en general del movimiento social. Las amenazas, actuales y pasadas, se han denunciado ante la Fiscalía General de la Nación, sin que hasta el momento se hallen los responsables de las mismas.

 

Es importante resaltar que esta amenaza llega un día después de que algunas de las organizaciones mencionadas en el texto, como el CSPP y el Movice, se reunieran en la ciudad de Cali con el relator de Naciones Unidas sobre la situación de defensoras y defensores de Derechos Humanos, el señor Michel Forst, donde denunciaron la persistencia de estructuras paramilitares que a diario amedrantan el ejercicio de los derechos humanos y fundamentales.

 

HECHOS:

 

El día viernes 30 de noviembre del año en curso llega al celular de WALTER AGREDO MUÑOZ, funcionario del comité de solidaridad con los presos políticos en el Valle del Cauca y otros dirigentes sociales, vía mensaje de texto, una amenaza proveniente del número de abonado 321 261 59 72, en la que se menciona a varios líderes sociales, sindicales y defensores de derechos humanos, así como a organizaciones sindicales y sociales. La amenaza fue remitida por el grupo paramilitar Autodefensas Gaitanistas de Colombia, por sus siglas conocidos como AGC.

 

En el texto enviado por el grupo paramilitar amenazan a las siguientes personas: Hernán Arciniegas, Walter Agredo, Diego Escobar, Wilson Sáenz, de igual forma señalan a las organizaciones SINTRAUNICOL, ASONAL JUDICIAL y al Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado – MOVICE.

Señalamos que la nueva amenaza constituye un reiterado ataque al movimiento social, sindical y de derechos humanos de la región, que le apuestan a la paz con justicia social y trabaja por el respeto y garantía de los derechos laborales, políticos y de las víctimas de crímenes de Estado en el Valle del Cauca.

El texto completo dispone lo siguiente

A todas nuestras unidades en el suroccidente del país la misión es liberarnos del comunismo, les ordenamos, la maldita paz no puede avanzar, masacrar a sus agenciadores en cali, Popayán, pasto Bogotá costacaribe orden muertopara diego escobar Wilson machete hernan arciniegas Sintraunicol Walter agredo asonal judicial movice  

 

  1. G. C presentes”                                                                                                               

Antecedentes:

 

  • El día 14 junio  del año en curso llega al celular de WALTER AGREDO MUÑOZ, funcionario del comité de solidaridad con los presos políticos en el valle del cauca y otros dirigentes sociales,  vía Whatsaap, un mensaje proveniente de un grupo creado que se llama INFORMACIÓN, con número de abonado 312 277 98 77, donde se amenazan a líderes sociales, sindicales y defensores de derechos humanos, igualmente organizaciones sindicales y sociales, esta amenaza remitida por el grupo paramilitar autodefensas gaitanistas de Colombia, por sus siglas conocidos como AGC. Esta se encuentra radicada bajo la noticia criminal 760016000193201816434
  • El día 15 de enero del 2018 llega a la sede de la central unitaria de trabajadores, CUT, seccional Valle del Cauca, ubicada en la carrera 11b # 22-36 barrio obrero, un sobre de manila el cual contenía un comunicado del grupo paramilitar autodefensas gaitanistas de Colombia, por sus siglas conocidos como AGC, en donde amenazan a un grupo de sindicalistas y defensores de derechos humanos de la región.

 

  • El día 17 de Julio   del año 2017, siendo aproximadamente las 2: 15 de la tarde llega al celular del coordinador del comité de solidaridad con los presos políticos seccional valle del cauca, WALTER AGREDO MUÑOZ, un mensaje de texto en el que lo amenazan junto con otros integrantes del movimiento social, sindical sindicales y derechos humanos de la región, esta amenaza proviene del abonado número 312 381 55 52.

Todas estas amenazas fueron puestas en conocimiento de la Fiscalía General de la Nación, sin que hasta la fecha se haya comunicado ningún avance en las investigaciones.

El paramilitarismo en la región, al igual que en todo el país, ha tenido como estrategia llamarse de diferentes maneras: águilas negras, rastrojos, la empresa, autodefensas unidas del valle, machos, urabeños, nuevos urabeños, entre otros. La reestructuración o reingeniería del paramilitarismo entonces les ha permitido copar distintos sectores de las grandes ciudades del país y el Valle del Cauca no ha sido ajeno a esta situación. Estos grupos se disputaron a sangre y fuego los barrios y las plazas de mercado, desatando una guerra por el control del tráfico de drogas, extorsionando y asesinando y haciéndose parte de la cotidianidad de nuestras vidas.

Las organizaciones sociales, sindicales y de derechos humanos en el Valle del Cauca ya advirtieron en los años noventa del avance del paramilitarismo en la región, cuando supuestamente se desmoviliza el Bloque Calima y Pacífico de las AUC. Estas mismas estructuras advirtieron que tal desmovilización no era real y que aun hacían presencia en varias comunidades, las cuales vivían amedrantadas y temerosas por su presencia. Para las organizaciones de derechos humanos de la región es preocupante esta situación, más aún cuando la presencia de los grupos paramilitares en la ciudad de Santiago de Cali se fortalece a diario y hace de esta una de las ciudades más violentas del país.

 

 

EXIGIMOS:

 

Al Estado Colombiano, en cabeza del presidente de la República, IVÁN DUQUE:

 

· Que se desarrollen todas las acciones tendientes a proteger la vida de las personas amenazadas y dar trámite ante las instancias que sea necesario para iniciar las investigaciones y que estas den resultados concretos sobre los responsables de dichas amenazas.

 

. Que el Estado Colombiano reconozca la continuidad del paramilitarismo en nuestro país, de igual forma, que lo enfrente de manera contundente con mecanismos que lleven al desmonte real de sus estructuras y de sus financiadores.

 

· Que a los Defensores de Derechos Humanos amenazados se les respeten sus derechos fundamentales contenidos en la Constitución Política de Colombia primordialmente el derecho a la vida y las garantías para el ejercicio de la defensa de los derechos humanos.

 

. Que en el marco de los diálogos adelantados por el Estado colombiano con la insurgencia colombiana se establezcan las garantías para el ejercicio real de la participación política, al igual que la defensa de los Derechos Humanos, este ejercicio como garantía de una paz duradera.

 

 

A LA COMUNIDAD INTERNACIONAL

 

Solicitamos mantener un escenario de interlocución con el Estado colombiano, en el cual se le haga seguimiento a la situación de riesgo en que se encuentra el movimiento social, sindical y de derechos humanos en Colombia ante las amenazas de los diferentes grupos paramilitares que existen en el país.

 

De igual forma a que le exijan al Estado Colombiano que muestre voluntad política para desmontar el paramilitarismo en Colombia como un requisito de la paz duradera.

 

 

 

FUNDACIÓN COMITÉ DE SOLIDARIDAD CON LOS PRESOS POLÍTICOS