Actualidad

(Español) DENUNCÍA PÚBLICA – Hostigamiento y agresión contra la comunidad indígena Kankuamo

(Español) Desde Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado -Movice alertamos y denunciamos ante la opinión pública, nacional e internacional los hechos de agresión y hostigamiento en contra de la comunidad indígena Kankuama de la Sierra Nevada de Santa Marta y de CARLOS JAVIER MONTERO ARIAS, sobrino de ELIECER ARIAS ARIAS, integrante del Capítulo Bogotá de nuestro movimiento, por parte de militares del Batallón de Alta Montaña ubicado en la comunidad de Guatapuri del resguardo indígena Kankuamo.

ANTECEDENTES Y CONTEXTO
1. Entre los años 2002 a 2007 miembros del Ejército adscritos al Batallón la POPA en compañía de integrantes de las AUC pertenecientes al Bloque Norte comandado por RODRIGO TOVAR PUPO alias (JORGE 40), cometieron dentro del resguardo indígena kankuamo más de 12 ejecuciones extrajudiciales que al día de hoy continúan en absoluta impunidad.
2. Entre las ejecuciones se encuentra la de Carlos Arturo Cáceres, quien el día 16 de Julio de 2003 llegaba a su residencia en la comunidad de Guatarupi siendo aproximadamente las 5 de la mañana, luego de que en la madrugada se presentara un hombre en su parcela para informarle que su compañera Claudia Arias Arias se encontraba en trabajo de parto. Al momento de llegar hasta la puerta de su casa fue retenido por los militares sin permitirle ingresar a conocer a su único hijo varón que nacía en ese momento, después de su retención fue sacado a las afueras de la comunidad al sitio conocido como el Boquete, allí siendo aproximadamente las 7 de la mañana el Ejército simulo un enfrentamiento y asesinó a CARLOS ARTURO CACERES, quien luego fue presentado como el comandante alias “El Culebro” miembro del frente 49 de las FARC-EP.
3. El desarrollo de nuevas dinámicas del conflicto armado en Colombia ha suscitado la reactivación e incremento de escenarios de vulneración a los derechos humanos en territorios que han sido fuertemente golpeados por la violencia. Desde hace dos años el nivel de riesgo ha incrementado de manera acelerada en los territorios que albergan la Sierra Nevada de Santa Marta por causa de la disputa territorial entre grupos paramilitares tales como “Los Pachenca, grupos residuales del Clan del Golfo y Éjercito, afectando la tranquilidad del pueblo kankuamo, koggy y Arhuaco.
4. Se ha evidenciado el patrullaje principalmente en horas de la noche y madrugada de actores armados no identificados vestidos de negro que portan armamento de corto y largo alcance, ingresando a los resguardos indígenas y amedrentando a la comunidad. Frente a lo anterior se emitió por parte de la Defensoría del Pueblo la “ALERTA TEMPRANA DE INMINENCIA 026-21 debido a la situación de riesgo”[1] en 29 de octubre de 2021, la cual confirma la presencia de distintos grupos armados ilegales en toda la Sierra Nevada de Santa Marta. El modus operandi coincide en la presencia de hombres armados en horas de la noche o madrugada.

HECHOS
El día domingo 1 de mayo de 2022 siendo aproximadamente las 11 de la mañana CARLOS JAVIER MONTERO ARIAS, hijo de CARLOS ARTURO CÁCERES Y CLAUDIA ARIAS ARIAS, se encontraba departiendo con unos familiares en la comunidad de Guatapuri, en lo que se presenta una riña entre quiénes se encontraban reunidos la cual fue controlada por las otras personas que estaban en el lugar. Aun así, miembros del Ejército ubicados en el Cerro de la Antena de la comunidad bajaron hasta donde estaba la reunión y empezaron a realizar disparos sin considerar que en el sitio había niños y adultos mayores como se puede evidenciar en videos grabados por los testigos.
Con los disparos hieren a CARLOS JAVIER MONTERO ARIAS en la pierna derecha, al ver la situación miembros de la comunidad que estaban en el sitio corrieron para brindar apoyo y lograr que el Ejército se dispersara del sitio. Al momento en que CARLOS fue ingresado al puesto de salud de la comunidad de Atanquez su esposado por la Policía, quienes trataron de obstaculizar su traslado alegando que debía ser detenido.
Posteriormente fue trasladado e internado en la Clínica del Cesar donde fue sometido a cirugía y permaneció custodiado durante 3 días, sin que hasta el momento ninguna autoridad se haya pronunciado por los hechos ocurridos. CARLOS JAVIER MONTERO ARIAS permanece internado en la Clínica del CESAR acompañado de sus familiares, quienes conservan temor y preocupación por la integridad personal de Carlos Javier Montero Arias.
EXIGIMOS
A LA FISCALÍA GENERAL DE LA NACIÓN
Se adelanten las acciones que permitan identificar, individualizar, procesar y juzgar a los responsables de los hechos que ponen en riesgo la vida, integridad y libre locomoción de CARLOS JAVIER MONTERO ARIAS.
AL MINISTERIO PÚBLICO
Acompañe de manera cercana las denuncias presentadas por la familia y la verificación de la situación a la posible violación de Derechos Humanos cometido.