Pronunciamientos

(Español) Rechazamos los actos tendientes a generar terror al interior del Pueblo Kankuamo

(Español) El Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado – Movice condena públicamente los recientes hechos violentos cometidos en Valledupar, Cesar, que atentan contra el patrimonio cultural e identidad étnica del Pueblo Kankuamo -del cual hacen parte víctimas de crímenes de Estado pertenecientes al Movice-.

ANTECEDENTES

  1. El día 23 de octubre de 2021, en escenario de diálogo interinstitucional llevado a cabo en la comunidad de Makumake, Territorio Kankuamo, el Viceministro de la Participación e Igualdad de Derechos, Carlos Alberto Baena expresó la posibilidad de revocar el título del Resguardo Indígena Kankuamo por la existencia del espacio de regulación y armonización territorial en jurisdicción del Resguardo Kankuamo, el cual tiene como proposito fundamental proteger la vida, y garantizar la conservación ambiental y bienestar social del Pueblo Kankuamo. Lo anterior, representando una grave amenaza a los derechos territoriales adquiridos por el pueblo Kankuamo y a su vez agravando el riesgo de exterminio físico y cultural que ha sido reconocido por la Corte Constitucional. 
  2. Se ha presentado la quema de las Kankurwas, casas sagradas del Pueblo Kankuamo, en las comunidades de Guatapurí, Atánquez, Chemesquemena, Los Laureles, Pontón, y previamente Minalwalka (La Mina).
  3. Con anterioridad el Pueblo Kankuamo ha venido denunciando amenazas a líderes y autoridades, desapariciones forzadas, señalamientos, estigmatización, y otras violaciones a sus derechos, lo que quedó reconocido por el Ministerio Público mediante Alerta temprana de Inminencia No. 026-21-

HECHOS

  1. En la madrugada del 12 de diciembre de 2021, sobre las 2:45 a.m., resultaron totalmente quemadas dos casas sagradas o centros ceremoniales del Pueblo Kankuamo, denominadas Kankurwas, además de haberse quemado parcialmente el centro de reuniones; todo ello ubicado en la comunidad de Minalkalwa, La Mina, territorio Kankuamo en Valledupar, Cesar. Al respecto es de resaltar que las Autoridades del Pueblo Indígena Kankuamo conservan la presunción de que dicho evento fue un atentado realizado de manera premeditada y dolosa. El hecho descrito constituye la tercera oportunidad en que la comunidad es objeto de un ataque violento contra sus espacios sagrados, razón por la cual alertamos que estas circunstancias pueden estar orientadas a generar terror dentro de las comunidades del pueblo Kankuamo. 

EXIGIMOS

  1. Al Gobierno Nacional en cabeza de Iván Duque:

(i) Implemente estrategias para atender y erradicar el riesgo de exterminio físico y cultural al que se ve sometido el pueblo Kankuamo, tal como lo ha reconocido la Corte Constitucional.

(ii) Adopte y promueva la puesta en marcha de medidas de protección, cuya construcción cuente con la participación de las Autoridades Indígenas, para la salvaguarda de sus derechos fundamentales.

(iii) Rechace pública y enfáticamente las agresiones de las que ha sido objeto el Pueblo Kankuamo.

  1. A la Fiscalía General de la Nación que adelante una investigación objetiva, eficaz y célere para la búsqueda e individualización de los responsables de estos hechos  condenables, con el fin de posibilitar su captura, judicialización y sanción.
  2. Al Ministerio Público, que acompañe de manera cercana las denuncias presentadas por el Pueblo Kankuamo y continúe, de manera periódica y rigurosa consignando en Alertas Tempranas aquellas graves situaciones de seguridad por las que atraviesan los territorios. 

Lo anterior, advertimos, puede hacer parte de una estrategia de silenciamiento del movimiento indígena y sus luchas históricas, por medio de acciones violentas directas y simbólicas que persiguen una idea de exterminio, por lo cual exigimos el esclarecimiento de las situaciones expuestas y protección real a los pueblos indígenas por parte del Estado colombiano.