ActualidadCaldasCapítulosDenuncias PúblicasNoticiasPronunciamientos

RECHAZO A LAS AGRESIONES CONTRA DEFENSORES Y DEFENSORAS DE DERECHOS HUMANOS EN MANIZALES

Desde Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado -Movice Capítulo Caldas manifestamos ante la opinión pública, nacional e internacional nuestro contundente rechazo frente a las agresiones presentadas los días 19 y 20 de mayo de 2021 en contra de los defensores y defensoras integrantes del Equipo de Derechos Humanos de Manizales y acciones de hostigamiento a la  casa del Pueblo “Rubén Castaño” por parte de la Policía Metropolitana y el Escuadrón Móvil Antidisturbios ESMAD. Hecho que representa una acción de hostilidad y amenaza para las organizaciones sindicales, de derechos humanos, políticas y de víctimas que hacemos presencia en el lugar. Este accionar representa una vulneración a las labores de verificación y acompañamiento que se realizan desde diferentes organizaciones sociales, y ponen en riesgo la vida e integridad de los defensores, defensores y manifestantes de la ciudad de Manizales, Caldas.

HECHOS

En el marco de las movilizaciones realizadas el 19 de mayo en la ciudad de Manizales, los/as marchantes se desplazaron desde la media torta de Chipre, bajando por el centro de protección y traslado donde se realizaron arengas y cantos. En el desarrollo de la movilización algunas personas lanzaron bolas de pintura sobre la edificación, pero la marcha continuó de forma pacífica y se desplazó hasta el Terminal de Transportes de Manizales, donde marchantes bloquearon de forma pacífica desde las 3:00 de la tarde hasta las 11:00 de la noche, momento en el cual el ESMAD encerró a las personas que se manifestaban y se presentó un uso desmedido de la fuerza que dejó como resultado varios heridos, entre ellos defensores/as de derechos humanos e integrantes de la prensa.

  •     En la noche del 19 de mayo del 2021 dentro de la alteración al orden público presentado en la cancha del barrio Aranjuez, uno de los integrantes del Movice capítulo Caldas y del equipo de DDHH encargado de comunicaciones del CPDH fue herido en el rostro de gravedad con una aturdidora lanzada por miembros del escuadrón antidisturbios ESMAD, esta persona se refugió en la casa de uno de los habitantes de la zona y posteriormente fue trasladado a la Unidad de Emergencia, donde fue intervenido con la lesión con una sutura de 7 puntos externos y 4 internos.
  •     El 19 de Mayo, alrededor de las A las 11:45 p.m., dos agentes motorizados adscritos a la Policía Metropolitana de Manizales llegaron en contravía y se parquearon a mitad de la calle en frente de la Casa del Pueblo “Rubén Castaño”, oficina donde desarrollan las actividades de verificación el Equipo de DD.HH en el marco del Paro Nacional en Manizales,  y además se encuentran las instalaciones del Partido Comunista Colombiano, la Unión Patriótica, la Central Nacional Provivienda, el Comité Permanente de Derechos Humanos -Seccional Caldas- y del Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado -Movice Capítulo Caldas, la cual cuenta con medidas de protección especial por parte del Estado Colombiano a través de la Unidad Nacional de Protección (UNP). Los agentes se acercaron y encendieron las luces altas directo a las ventanas de la casa, también la sirena y se quedaron en frente por alrededor de tres (3) minutos, tiempo durante el cual alzaron sus manos “saludando” de manera atemorizante, tomaron vídeos y fotos al sitio de trabajo, estos hechos se presentaron, mientras se presentaban alteraciones al orden público en la ciudad de Manizales y parte del Equipo de DD.HH. se encontraba en terreno. Antes de retirarse, volvieron a sonar su sirena, se acercaron más a la casa subiendo la moto en el andén y se retiraron.
  • El 20 de mayo, a las 2:30 a.m., el carro del equipo verificador de DDHH en el que se encontraban tres (3) defensores, dos de ellos integrantes del Movice Capítulo Caldas, fue retenido durante casi 1 hora por agentes de la policía nacional. Durante este procedimiento irregular y arbitrario los requisaron, les retuvieron los documentos personales, los señalaron de ser los promotores de la protesta y amenazaron con llevarse el vehículo a los patios.
  •     El 20 de mayo alrededor de las 3 a.m., fueron retenidos doce defensores, quienes fueron agredidos físicamente y golpeados. En el grupo había 2 hombres y 4 mujeres, quienes hacían parte del comité verificador de derechos humanos y se encontraban debidamente identificados haciendo presencia en la zona de La Fuente, donde realizaban acompañamiento a algunos manifestantes que se dirigían hacia sus casas y se encontraban fuera de las alteraciones de orden público. A tres de estos defensores de DD.HH.  les quitaron sus celulares en medio del proceso de detención arbitraria, equipos con los cuales estaban grabando los procedimientos policiales y en los que se encuentra material probatorio en posibles investigaciones por exceso de la fuerza pública. Además de ello, tres motocicletas en las que se transportaba parte de este equipo verificador fueron retenidas y posteriormente conducidas a los patios mientras los propietarios eran conducidos al CTP.
  • A las 4 a.m. uno de los abogados del equipo de DDHH se le impidió el ingreso para ejercer la representación de un menor de edad en audiencia de restablecimiento de Derechos y lo amenazaron con detenerlo y trasladarlo al CTP, argumentando negativa a identificarse y obstrucción de procedimiento policial, violando así el debido proceso judicial.
  • En comunicado Público de la Oficina de Comunicaciones Estratégicas de la Policía Metropolitana de Manizales, fechado el 20 de mayo, la policía justifica la detención arbitraria, robo de pertenencias y agresión física perpetrada por la policía contra el grupo de defensores de derechos humanos, a quienes señala como parte de las manifestaciones, desconociendo su rol y poniendo en cuestión el trabajo de defensa y acompañamiento a la movilización social.

Los hechos relatados representan la falta de garantías para la defensa y ejercicio de los derechos humanos por parte de la Policía Nacional, expresada en procedimientos irregulares, detenciones arbitrarias, amenazas, violencia física, señalamientos y acciones desproporcionadas que evidencian un abuso de la autoridad y estrategia de represión en contra de quienes ejercemos la defensa de los derechos humanos en la ciudad de Manizales. Manifestamos nuestra preocupación por la pérdida de los celulares de los defensores y la no identificación de los agentes del ESMAD y la Policía Metropolitana de Manizales que de manera agresiva se los quitaron.

Estos hechos responden a una estrategia de persecución sistemática por parte de la Policía Metropolitana de Manizales en contra del equipo de derechos humanos como consecuencia de las diferentes acciones de defensa  y acompañamiento judicial que se ha realizado en el marco del Paro Nacional, como hechos relevantes se encuentra la acción de tutela interpuesta y ganada contra el CTP por falta de cumplimiento de los protocolos de bioseguridad, el acompañamiento judicial a cinco personas judicializadas en el marco del paro, la apelación de más de mil comparendos, las denuncias realizadas por violación al derecho a la protesta social.

Exigimos:

  1. Al Gobierno Nacional en cabeza de Iván Duque Márquez, al Ministro de Defensa Diego Molano, al Gobernador de Caldas Luis Carlos Velásquez, al Alcalde de Manizales Carlos Mario Marín, al comandante de la Policía Metropolitana de la ciudad de Manizales Raúl Vera, que garanticen el derecho a la integridad física de los compañeros y responsabilizamos a los anteriormente mencionados y a las fuerzas públicas por cualquier vulneración de Derechos Humanos de la cual pueden ser objeto los y las participantes de esta protesta pacífica e integrantes de la comisiones de verificación.
  1. A la Defensoría del Pueblo, Procuraduría general de la Nación y Personería, investiguen la violación a los derechos humanos presentadas contra defensores en el marco de las protestas de los días 19 y 20 de mayo de 2021 en la ciudad de Manizales.
  2. A la Fiscalía General de la Nación, realizar investigaciones pertinentes destinadas a identificar responsabilidad de los miembros de la fuerza pública implicados en las vulneraciones a defensores de derechos humanos