Madres de Soacha

Amnistía Internacional entrega 5.500 rosas para pedir justicia por las Madres de Soacha

Image La organización ha llevado también un ramo de rosas a José Luis Rodríguez Zapatero para que no olvide a las Madres de Soacha en la Cumbre UE – América Latina / Caribe

Madrid.- Amnistía Internacional (AI) ha realizado hoy en la embajada de Colombia una entrega de las rosas recibidas a través de la ciberacción “Regala una rosa. Regala esperanza” en www.actuaconamnistia.org. En apenas 20 días, la gente ha donado 5.500 rosas y ha escrito más de 20.000 mensajes de apoyo dirigidos a las Madres de Soacha, cuyos hijos fueron ejecutados extrajudicialmente por el ejército colombiano en 2008, y todavía no han podido obtener justicia. AI ha inundado la embajada de Colombia de rosas coincidiendo con la VI Cumbre Unión Europea – América Latina y Caribe (UE-ALC), que se celebra en Madrid durante hoy y mañana. Con motivo de esta cumbre, la organización ha entregado también un ramo de rosas y una carta a José Luis Rodríguez Zapatero para reclamar a la Presidencia española de la UE que, conforme a sus propias Directrices sobre Defensores de los Derechos Humanos, exprese su preocupación por la persecución que sufren las Madres de Soacha y exija a las autoridades colombianas medidas para garantizar su seguridad.


En 2008, el ejército de Colombia mató a más de una docena de jóvenes y sus cadáveres se presentaron en su mayoría como los de “guerrilleros muertos en combate”. Desde que se descubrieron las fosas comunes en que fueron enterrados algunos de estos jóvenes, sus madres luchan incansablemente para obtener justicia, y en el camino han tenido que hacer frente a amenazas, hostigamiento y vigilancia con el único fin de silenciarlas.

Con las 5.500 rosas entregadas hoy, AI pide al Gobierno de Colombia que:

    * Ordene investigaciones imparciales sobre las amenazas recibidas por las Madres de Soacha y sus familiares, haga públicos los resultados y lleve a los responsables ante la justicia;
    * Emprenda acciones para garantizar la seguridad de todas los familiares de las víctimas;
    * Ordene investigaciones completas e imparciales sobre las denuncias de ejecuciones extrajudiciales cometidas por miembros de las fuerzas de seguridad, y acabe con la impunidad de los verdugos.