ActualidadNoticias

Dos jóvenes de 16 años: Otra inocencia profanada, otro plumaje rompiéndose en el río

Por: Patricia Jiménez

Hoy hace 15 años, un primero de mayo, un adolescente, de tan solo 16 años, con su corazón palpitando fuerte como un campanazo, marchaba por la carrera séptima de Bogotá. En medio de la rabia contenida protestaba contra las injusticias que en su joven vida ya había tenido que vivir tantas veces… De pronto en medio de las protestas, apareció el ESMAD, los marchantes empezaron a correr para defenderse, un adolescente no alcanzó a salir del cerco y 8 agentes dieron rienda suelta a su instinto de asesinos ensañándose contra el joven indefenso a punta de golpes y patadas, hasta que  cayó inconsciente en la acera donde lo arrinconaron. A los 6 días murió en un hospital. Eran ocho agentes con su cerebro previamente formateado en los cuarteles de la democracia colombiana, la mas asesina y con más víctimas que cualquiera de las dictaduras sudamericanas de estos tiempos. Ese joven se llamaba Nicolás Neira y sus asesinos hoy en día siguen libres.

Corriendo el año  de 1869 otro adolescente de 16 años, blanco, hijo de españoles, pero nacido en la habana, defendía a un niño negro que era golpeado en la calle,  con la rabia contenida por las injusticias que observaba día a día en su isla, escribía rebelándose contra el gobierno colonialista de aquellos días. En el mes de noviembre  de ese año fue condenado a 6 años de prisión, encarcelado, inmovilizado con grilletes que pesaban más que el, así pasó el primer año en la cárcel y desde allí escribió a su madre una carta:

Mírame madre y por tu amor no llores

Si esclavo de mi edad y mis doctrinas

Tu mártir corazón llené de espinas

Piensa que nacen entre espinas flores

Ese adolescente se llamaba José Martí.

Hoy pienso que si Nicolás se hubiese visto en similares circunstancias, quizá diría a su padre, quien ha ocupado sus días desde entonces  en mantener viva la memoria de su hijo y en luchar para que se haga justicia, palabras parecidas, claro, de acuerdo con las usadas en su época por los jóvenes  – viejo piensa que nacen entre espinas flores…

En los años siguientes a su asesinato, el ESMAD ha seguido asesinando jóvenes indefensos, recordemos a Diego Felipe Becerra grafitero de 16 años también, a Dylan Cruz de 19 estudiante de bachillerto, a Oscar Salas estudiante de literatura de la Universidad Distrital, jóvenes que expresaban con diferentes lenguajes sus utopías por un mundo mas justo y fueron asesinados a mansalva… Más espinas, muchas espinas, más flores, muchas flores contra el olvido, nuestra lucha de la memoria contra el olvido, nuestra lucha por la vida esta cubierta por una primavera de flores.

 

Ruiseñores de nuevo 

…Martí yendo y viniendo por el aire con los muertos queridos

que vio volar como una rosa blanca

¿no ves a mis compañeros volar por el aire

80 años después?

¿estás despierto para que sigamos diciendo no?

…hasta que venga el día

día en que toda américa latina subirá lentamente

amorosamente

navegando como hacen mis planetas del sur

…Ahora canta el ruiseñor

 

…en representación de los que caen por la vida

pasa la luna de rosados dedos

pasa safo abrigando el ruiseñor

que canta

canta

canta