Defensa de tierras y territoriosUncategorized

Familias vulnerables y víctimas se tomaron pacíficamente la Unidad de Tierras en Cúcuta

Esta tarde, desde las 2 de la tarde, varios habitantes del anillo vial occidental de Cúcuta, se tomaron de manera pacífica la Unidad de Restitución de Tierras, ubicada en la Av. 1AE # 18-08 del barrio Los Caobos, para hacer valer su derecho a la tierra, como ocupantes de buena fe.
Se espera que a la Unidad de Tierras lleguen  las mas de 100 familias que actualmente habitan en “El Plan”, ubicado en el asentamiento humano de Nueva Ilusion y que por cuenta de avivatos, que luego de haberles vendido los lotes, ahora pretenden exigir la restitución de los predios valiéndose de la ley 1448 de 2011.

Es de aclarar, que en los terrenos en cuestión, no solo viven familias en condiciones de vulnerabilidad, sino también verdaderas víctimas del conflicto armado, que se encuentran en condiciones de extrema pobreza y abandono del Estado y que llevan muchos años esperando la reparación que por ley les corresponde, pero que debido a la ineficiencia y falta de voluntad política por parte de la institucionalidad, no ha sido posible.

Pero además de esto, actualmente las familias de Nueva Ilusión afrontan una lucha jurídica para la lograr la legalización de los predios sobre los cuales hoy pesa la Sentencia T-239 de 2013, emanada de la Corte Constitucional que le ordena al municipio de Cúcuta y a la Unidad de Víctimas, no solo garantizar los derechos humanos y fundamentales de estas personas, sino que también ordena detener toda acción represiva para desalojar a quiene allí habitan, hasta tanto no se les garantice una reubicación en codiciones de dignidad y el acceso a la vivienda digna para quienes sean víctimas del conflicto armado.

La providencia de la Corte aclara que antes de pretendeder desalojar a las familias, primero debe realizarse un censo y una caraterización que facilite conocer las condiciones en que se encuentran para definir su reubicación y acceso a la vivienda digna, de acuerdo a los contemplado en la sentencia T-025 de 2005. 

Pero por otro lado, las familias de Nueva Ilusión constantemente vienen siendo objeto de engaños por parte de abogados inescrupulosos y tinterillos que desfilan a diario entre los asentamientos humanos y que aprovechándose del desconocimiento y la necesidad de la gente, los amenzan y extorsionan, para detener supuestas diligencias de desalojo, que por lo general resultan falsas.